Menu

theknick7a

 

The Knick 01x07

Get the Rope

7,8

 

Rodolfo Santullo

 

“The Knick” entiende el concepto “vértigo” de una manera diferente. Uno siente vértigo ante los avances médicos, ante las decisiones tomadas en la mesa de operaciones, al ver el Progreso (sí, así, con mayúscula) del hombre en caliente, a medida que se superan y solucionan problemas que parecían insolubles antes. Y, como no puede ser de otra manera, la misma serie entiende aquello de “descanso de la trama” de una manera completamente distinta: con un capítulo cargado de violencia, acción, carreras y persecuciones.

 

Porque, si bien este episodio siete pone nuevamente al espectador al borde de su asiento, nada de lo que aquí se cuenta impulsa las diferentes subtramas que se venían desarrollando (va, con excepción para los escarceos amorosos). Dichas subtramas parecen ponerse en suspenso en el momento en que el agente Sears (Collin Meath) –a quien habíamos visto antes trapicheando para los mafiosos locales– es acuchillado por un hombre negro, lo que dispara un brote de violencia racial que pone de cabeza la ciudad.

 

Cierto es que el estallido específico que ocurre en el hospital, que es a donde trasladan al policía, se siente algo forzado y como fuera de libreto (en resumen: pasa porque sí, pero bueno, los estallidos de violencia en la vida real no es que sigan libretos tampoco). Pero entonces, y bastante de repente, nos encontramos con el Knickerbocker puesto de cabeza por una turba que busca y captura a todos los negros que encuentra, y a los blancos que se metan en el medio también.

 

theknick7b

 

La situación, por terrible que sea, saca lo mejor de nuestros protagonistas. Por supuesto que es el Dr. Edwards quien se pone en primera línea para rescatar a los pacientes (y siendo él también víctima probable de todo lo que se les viene encima) y no sorprende tampoco ver a Cornelia Robertson acompañando, pero es Thackery quien se pone la camiseta y sale a por todas, mostrándose de la manera más noble que lo hayamos visto hasta el momento. No es el único. Tanto el camillero Cleary como la monja Harry (nuestros personajes favoritos) tienen tremendos momentos (la monja alejando a la turba con la cruz en alto, maldiciendo a todos por igual, es inolvidable), Bertie se queda a cargo del fuerte sólo con su alma y sale bien librado, y hasta los reluctantes Barrow y Gallinger no aflojan en la cuereada.

 

El episodio que nos ocupa funciona más como una instantánea. Un momento que retrata las condiciones de vida y el contexto histórico donde viven nuestros personajes. Y, con todo lo que se le pueda achacar hoy día al ser humano, algo parece que hemos avanzado en estos cien años. O eso quiero creer yo, capaz que peco (como siempre) de optimista.

 

Ah, y no me vengan a decir que “The Knick” es como “House”, por favor. Ni comparación.

 

Lo mejor: Cleary tirando de la ambulancia, ¡por Crom!

Lo peor: Que las subtramas amorosas ganan espacio y presencia, lo que la puede llevar a la telenovela.

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".

Más en esta categoría: « The Strain 1x12 Doctor Who 8x07 »