Menu

theknick5a

 

The Knick 01x05

They Capture the Heat

8,4

 

Rodolfo Santullo

 

Con la fusta bajo el brazo, "The Knick" se coloca semana a semana en las listas de mejor serie del año de todo cinéfilo –¿seriefilo?– que la tenga en su rango de visión. Ya sea por la esmerada labor de Steven Soderbergh en la dirección, los puntillosos guiones de cada uno de sus episodios, la labor de un elenco fuerte o la elaborada construcción de un universo coherente en esa Nueva York del 1900, esta nueva serie no sólo ha llegado para quedarse, sino para marcar a fuego su entrada a los televisores (o computadoras) de los televidentes. Y no es por generar una historia nueva o especialmente novedosa –en reseñas anteriores hemos abundado en referencias, no vamos a repetirnos–, sino por lo estupendamente bien hecha que está. Cumple por completo el paradigma de que no siempre es necesario inventar algo nuevo, a veces alcanza con contarlo bien.

 

En este episodio quinto, el mejor hasta el momento en una serie en constante ascenso, volvemos a repartir nuestra atención entre los distintos personajes, se continúan plots en movimiento y se plantean nuevos. Por un lado, la relación entre Thackery (Clive Owen) y Edwards (Holland) se intensifica pero no lima asperezas, a pesar de que se ayudan mutuamente a lo largo de todo el episodio (Edwards apoya a Thackery en una cirugía a punta de pistola –literalmente– y Thackery acierta con un diagnóstico que resulta muy personal para Edwards).

 

Por su parte, el director Barrow (Jeremy Bobb, cada capítulo mejor) escarba para llegar más abajo y se saca de la manga negocios sucios, corruptos, lo que sea con tal de generar algo de dinero que reduzca sus deudas. Lejos de ser de todos modos un "villano" (la serie se mueve en coordenadas demasiado realistas para ello), Barrow sí se propone como un problema, posible y en aumento, para el hospital todo. Nada bueno puede salir de sus tejemanejes.

 

theknick5b

 

Dos plots que vienen de antes se mantienen, pero poco: por un lado, la torpeza de Gallinger (Eric Johnson) tuvo las nefastas consecuencias que se avizoraban en el capítulo pasado y que parece que no irán a mejor, sino que por el contrario tendrán final trágico. Por otro, continúan su investigación sobre fiebre tifoidea la Srta. Robertson (Juliet Rylance) y el inspector Speight (David Fierro), pero, aparte de brindarnos un par de filosos diálogos de este último, no hay verdadero progreso en su investigación.

 

Por último, se desarrolla el ya franco triángulo amoroso entre el cándido Chickering Jr. (Michael Angarano), la enfermera Elkins (Eve Hewson) y el propio Thackery, así sea a fuego lento; y nuestros Arya y El Sabueso –la monja Harriet y el camillero Cleary (inmensos Cara Seymour y Chris Sullivan)– ponen en marcha su asociación con pocos resultados económicos, pero afirmando una sociedad que se propone dentro de lo mejor de la serie.

 

Sólo cinco episodios le alcanzaron a Soderbergh y equipo para conformar una serie estupenda, marcada por un sello creativo (la mano del director en una última secuencia hermosa es sencillamente emocionante de ver), una entrega completa de todo el elenco y una historia escrita con cuidado y atención. Ah, y el rol que Clive Owen está desempeñando lo consagra nuevamente como uno de los mejores actores de su generación, sin importar los malos films que haya hecho.

 

Lo mejor: Clive Owen en bicicleta.

Lo peor: Me sigue sin convencer el triángulo amoroso. Lo veo como de una serie distinta, más ordinaria.

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".

Más en esta categoría: « Doctor Who 8x04 Doctor Who 8x05 »