Menu
12-anos-de-esclavitud  

12 años de esclavitud

Steve McQueen

EE.UU. 2013

8,5

 

Marta Armengou

 

Steve McQueen ya demostró en "Hunger", su ópera prima, ser un cineasta extremo. El retrato de la huelga de hambre de un activista del IRA pretendía y lograba incomodar al espectador. Con "Shame", siguió por los mismos derroteros mostrando, de la manera más gráfica posible, una adición, en ese caso, al sexo. "12 años de esclavitud" es otro viaje a los infiernos de un hombre que lucha por su supervivencia y su libertad.

 

La película se basa en una historia real para acercarnos a la figura de Solomon Northup, un hombre negro libre que en el siglo XIX fue engañado y vendido como esclavo. John Ridley firma el guion que adapta la autobiografía del mismo Northup y que conmocionó el país después de su publicación en 1853.

 

El cineasta sigue indagando, como en sus anteriores trabajos, en la representación del cuerpo humano; la exploración del dolor, el sufrimiento y la violencia física y moral, y el concepto de encarcelamiento, a veces literal, a veces figurado. En "12 años de esclavitud" es la violencia ejercida sobre los cuerpos de los esclavos, de las heridas físicas, fruto de los latigazos, pero también de las brechas psicológicas. En los tres títulos, los protagonistas son claros ejemplos de cómo poner a prueba los límites del sufrimiento humano. El director sigue haciendo gala de un excelente uso de la cámara, una exquisita elegancia en los encuadres y una abundante presencia de tomas largas. A esto, hay que sumarle una muy buena dirección de actores. Todos, desde el protagonista Chiwetel Ejiofor, hasta los secundarios, están magníficos.

 

12-anos

 

De McQueen, procedente del videoarte, se dice que ha ido domesticando su discurso. Probablemente, esta sea su obra más accesible y quizás la menos formal, pero sigue siendo perfectamente coherente con las anteriores. La historia se convierte, en sus manos, en una detallada y realista descripción del horror, que invita al espectador a experimentar, y también sufrir, la crueldad del racismo y la esclavitud. Pero, además, nos hace reflexionar sobre la culpa, intentando superar el tópico esclavista y evitando caer en maniqueísmos, generalizaciones o simplicidades.

 

Quizá la película abusa de ciertas reiteraciones y de una violencia demasiado gráfica. Incluso se puede decir que no ahonda lo suficiente en las causas ni en los efectos de la explotación esclavista y que echamos en falta conocer más a fondo el pasado del protagonista y el de su familia. Pero, a pesar de todo, el film acierta de lleno en contar el horror de la vergüenza y la crueldad de las plantaciones de esclavos, construyendo un drama seco, durísimo y muy contenido.

 

McQueen parece cerrar, así, una trilogía sobre la privación de la libertad. Eso sí, esta vez, hay esperanza. El sueño de la libertad es posible. "12 años de esclavitud" es un film extraordinario y perfectamente coherente con la filmografía de un director decidido a seguir haciendo historia. A lo mejor, dentro de unos años, cuando pensemos en Steve McQueen, quién sabe si la primera imagen que nos venga a la cabeza sea la del director británico y no la del actor norteamericano.

 

Marta Armengou

Marta Armengou (Barcelona, 1976). Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Ramon Llull. Crítica de cine. Llevo 15 años trabajando en el ámbito de la cultura en general y del cine en particular. Actualmente, dirijo el programa cinematográfico "La Cartellera" de BTV. Durante cinco años fui Jefa de Cultura de los Informativos de Localia TV. También he ejercido de redactora en diversas publicaciones y de realizadora y guionista de programas para TVC o La2.