Menu

Micah P. Hinson Oscar Garcia

Micah P. Hinson en Barcelona

03/12/2015, Apolo, Barcelona

3

 

Texto y Foto Óscar García 

 

Este texto es la crónica de un desastre. Y he de escribirlo con el dolor que produce referirse a un gran artista que parece decidido a boicotearse hasta desaparecer. Aunque duela, es necesario dejarlo escrito porque la primera función del crítico es ser notario de lo visto.

 

Micah P. Hinson Oscar Garcia

 

Coexisten dos Micah P. Hinson: el creador y su personaje. El creador es el responsable de una discografía que comienza a ser abultada y presenta una calidad media más que envidiable. Desde el impacto que produjo su espectacular “And the Gospel Of Progress”, hace ya diez años, hasta su más que correcto “And The Nothing”, último –por ahora- capítulo de su obra. El personaje es su caracterización de bohemio, parte hillbilly, parte trasunto de Kerouak, que ha utilizado como estrategia comercial sus problemas con la droga, la justicia y las mujeres, hasta cobrar más importancia pública su carácter de enfant terrible que su propuesta musical. Y el éxito de esta estrategia provoca que el Micah creador se vaya empequeñeciendo mientras que el Micah personaje amenaza con devorarlo.

 

Micah P. Hinson Oscar Garcia

 

Y en esas estamos la noche en la que se presenta ante una Apolo a medio gas, sólo con su guitarra y con una dispersión mental que desde el principio augura la tragedia. Quince minutos, quince, dedica a un monólogo en el que pasa, sin solución de continuidad, de la situación en Norteamérica a la calidad de su esperma. Y ello, sin tocar una nota. Cuando su mente no da para más, empuña la guitarra y la afina con parsimonia mientras su cuerpo se tambalea, no sabemos si por los problemas de su espalda, por el abuso de sustancias psicotrópicas o por una combinación de ambas circunstancias. Una vez afinada su acústica, es su voz la que no acierta una nota al entonar “God Is Good”.

 

Tras el desangelado inicio, el concierto transita entre algunos momentos emocionantes, en los que la grave voz de Hinson se adueña del escenario, u otros en los es incapaz de finalizar un tema, recordar los acordes de la canción, o se detiene, lo que parecen minutos, intentando descifrar una cuartilla con caligrafías imposibles en un atril, mudo testimonio de su desorden mental.

 

Micah P. Hinson Oscar Garcia

 

Vista la magnitud del desastre, que llegase a entonar dignamente –y a emocionar– con “At Last, Our Promises” devino todo un acto de expiación cuando su voz quebrada masculló las frases “At last, all our promises turn to shit/And do you ever remember them/At last, we've found something that we can not change/And it's all my fault”.

Óscar García

Habla con imágenes y muestra con palabras. Tras un visor de cámara o empuñando un bolígrafo, Óscar García necesita explicar sus pasiones, la música, el cine y casi, casi cualquier expresión artística. Colaborador de Rockdelux desde hace casi veinte años, puedes ver sus imágenes en publicaciones como New Musical Express, El Periódico, Qualsevol Nit o XLR8, entre otras.