Menu

snl-0

 

Saturday Night Live

Año 39 (parte 1)

 

Milo J Krmpotic'

 

Imaginen un equipo de esos que se despliegan estrictamente a partir de su cantera. Imaginen que, de un año al otro, ese equipo pierde a un buen defensa, a su mejor centrocampista y a su máximo goleador. Imaginen, para más inri, que no extraen el menor beneficio económico de la transacción, y que deben partir de cero a la hora de buscarles sustituto. Pues en esas se ha encontrado el legendario programa cómico de la NBC a la hora de emprender esta temporada, la número 39 que suman en la élite catódica. Y, tras tres programas, este viene siendo el resultado.

 

snl-1

 

El cartel Tina Fey + Arcade Fire presidió un debut cómplice, donde las bajas de Jason Sudeikis, Bill Hader y Fred Armisen debían verse compensadas con uno de los antiguos miembros del cast que han gozado de mayor predicamento en su aventura en solitario. Desde su mismo discurso inicial, la creadora de “30 Rock” ejerció de madrina de las seis nuevas incorporaciones con un número musical marca de la casa que quiso dejar a las claras el trabajo y las penas que les esperan.

Si bien aún es temprano para evaluar la labor de esos seis rookies, sí podemos destacar el paso adelante que han dado varios de los ahora veteranos. Junto a Taran Killam, posiblemente el miembro más dotado de la actual plantilla, Vanessa Bayer, Bobby Moynihan, Kenan Thompson y Jay Pharoah (esa eterna promesa que nunca llegaba a explotar) están rindiendo a un altísimo nivel. Y resulta asombroso lo bien que se han acoplado al programa los tres fichajes femeninos del pasado año: Aidy Bryant, Kate McKinnon y Cecily Strong llegaron con la difícil misión de hacernos olvidar a Kristen Wiig y lo han conseguido al punto que el firmante de esta pieza ha tenido que refrescar su nombre a través de la web IMDB.


snl-3

Cecily Strong, de hecho, ha sido elegida para sustituir a esa otra institución del SNL reciente que es Seth Meyers en el segmento del Weekend Update (el telediario que Chevy Chase solía abrir con la frase “Hello, I’m Chevy Chase… and you’re not”, más tarde plagiada adaptada por Emilio Aragón en su “Ni en vivo ni en directo”). En espera de que Meyers abandone el programa a mitad de temporada, ambos comparten de momento sección con una química más que razonable, aunque habrá que ver cómo responde la Strong en solitario ante personajes recurrentes como Drunk Uncle o, especialmente, Jacob the Bar Mitzvah Boy, con quien Meyers mantiene una relación muy especial (el único punto en contra: dejaremos de ver a “la chica a la que conociste en una fiesta y con la que preferirías no haber hablado”, la primera gran creación de Strong).

[McKinnon, por cierto, es un diamante cada vez más pulido, capaz tanto de bordar un delirante acento eslavo (inolvidable su Olya Povlatsky) como de ejercer de ama de casa que ha pasado a interpretar el mundo a través del “Grand Theft Auto V”.]


snl-2

Miley Cyrus como anfitriona y número musical: tal fue la apuesta del segundo programa. Y la muchacha la saldó con varios puntos a su favor: consiguió no mostrar sus pezones ni una sola vez (aunque sí presumió de lengua kilométrica con más insistencia que el mismísimo Gene Simmons), supo reírse de sí misma (aspecto en el que Justin Bieber fracasó miserablemente el pasado año) e interpretó su “Wrecking Ball” con un vestuario que parecía rendir homenaje a los Guns n’Roses de la etapa “Use your illusion” (opción de lo más conservadora tras ver a Katy Perry, una semana más tarde, disfrazada de Jane de la jungla). Impagables, de paso, el clip de “We did stop (the government)”, con Killam como un homoerótico John Boehner y Cyrus ejerciendo de Michelle Bachmann, y el gag con Bobby Moynihan desnudo a lomos de la dichosa bola de demolición.

A la tercera semana consecutiva, no obstante, llegó el primer bajón. Veinticuatro años llevaba Bruce Willis sin ejercer de anfitrión y, visto su regreso, veinticuatro años más tardaremos en echarle de menos. Cierto es que no dispuso de los mejores guiones pero, desde su mismo discurso inicial, el amigo hizo de la lengua pastosa, el barullo y la falta de ritmo sus insignias. Por inesperado en una estrella de su nivel, el fiasco dolió el doble, aunque cabe reconocerle mejor suerte en los segmentos pregrabados, como ese más que correcto “Boy Dance Party”.

[Continuará… El 26 de octubre, sin ir más lejos, cuarto show de la temporada con Edward Norton y Janelle Mona]

 

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Homeland 03X02 Prime Suspect »