Menu
roma-hidrogenesse  

Hidrogenesse

Roma

Austrohúngaro

8,1

Pop Electrónico

Half Nelson

 

La opinión y las explicaciones de cualquier crítico no son más que notas en un post-it si las comparamos con la concienzuda, completa y convincente nota de prensa que los propios Hidrogenesse envían junto al CD de promo de “Roma” (Austrohúngaro, 2015). Quedaría como un campeón si mi única aportación fuera colgar aquí el link con dicha nota: ahí está todo lo que quieres y necesitas saber sobre “Roma”, sus motivaciones y las colaboraciones (Joel Gibb de The Hidden Cameras en la bailable y saltarina –puro Sparks“That International Rumour” y Jérémie Orsel de los franceses Dorian Pimpernel). Sinceramente, me entra la risa floja imaginando a un montón de grupos, no necesariamente todos nacionales, intentando escribir algo lejanamente similar sin que les explote la cabeza.

 

 

Sin embargo, es necesario a la luz del disco, matizar alguna de las afirmaciones del propio grupo en dicha nota. Dicen Carlos y Genís que el disco “tenía que ser como la ciudad, con esa acumulación de edificios y ruinas de distintas épocas, todo amontonado y caótico, como la casa de un acumulador compulsivo” y efectivamente las primeras escuchas (quizás sugestionadas por la propia hoja de prensa) dejan una incómoda sensación de batiburrillo. Sin embargo, poco a poco va descubriéndose una cierta coherencia formal y hasta temática que parece desmentir el carácter caótico, acumulativo y casi improvisado del disco. “Roma” se inicia con el módulo RB1-Robotto de síntesis de voz “cantando” en “Dos tontos muy tontos” (¿autohomenaje a los propios miembros de Hidrogenesse?) y se cierra con la misma voz sintética en “Aquí y ahora”. Pese a que el humor sigue siendo un recurso presente en su sonido y sus letras, tan sólo un tema (“A los viejos”) puede calificarse de explícitamente humorístico, mientras que el resto recortan la distancia entre los “frívolos y superficiales” Hidrogenesse y los “profundos” Astrud: el futurismo ingenuo de “Siglo XIX” (“Todo será como nosotros queramos en el Siglo XIX”); los homenajes a Terenci Moix y su fascinación por Egipto (“Moix”) y a “Elizabeth Taylor” como símbolo de las cosas “viejas”, pero al mismo tiempo eternas, inmarchitables (“una estrella muerta sigue brillando durante miles de años”); las numerosas citas y la sobredosis de namedropping (Álvaro Pombo, Flaubert, Gainsbourg Chopin, Kylie, Jason, Cleopatra…) de “Aquí y ahora”; y el homenaje no disimulado a Kraftwerk (¿también algo viejo, pero al mismo tiempo eterno?), tanto en lo sonoro, dado que el sintetizador modular es el centro de la mayoría de las composiciones, como en lo estrictamente melódico (deberían acreditarlos en “El hombre de barro”). Todos esos factores nos hacen sospechar que en “Roma” hay mucha menos improvisación, desorden y acumulación de la que quieren hacernos creer. De todos modos, al final, por encima de todo, lo que seguro que se hará viejo y quedará para la eternidad es esa enorme canción de tinte impresionista y ambiental que es “Escolta la tempesta” (cantada en castellano y catalán) que desborda emoción y buen gusto y nos muestra a unos “nuevos” Hidrogenesse reflexivos y contemplativos.

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com