Menu

bbva24a

 

La Liga - Jornada 24

Con la cabeza en Manchester

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Por quinta vez en lo que llevamos de campeonato, el Barça se quedó a cero. Y, por segunda vez en lo que llevamos de año, cayó derrotado con Claudio Bravo lanzando miradas de incomprensión hacia uno de sus zagueros. El Madrid puede tomarse con calma su visita a Elche.

 

bbva24a

 

La Liga - Jornada 24

Con la cabeza en Manchester

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Por quinta vez en lo que llevamos de campeonato, el Barça se quedó a cero. Y, por segunda vez en lo que llevamos de año, cayó derrotado con Claudio Bravo lanzando miradas de incomprensión hacia uno de sus zagueros. El Madrid puede tomarse con calma su visita a Elche.

 

FC Barcelona-Málaga CF

SIN BUENO, LOS DIEZ FEOS Y EL MALO

 

bbva24b

 

FC Barcelona 0 – Málaga CF 1

(Juanmi 8’)

Comencemos por el último integrante del triángulo sergioleonesco (y, como añadiría cualquier buen culé, “adiosliguero”) que presta título a estas líneas, porque Dani Alves escribió con letras herrumbrosas una nueva estrofa de esa balada triste en la que se ha convertido su (parece que) última etapa como barcelonista. Durante siete minutos se habían desplegado sus compañeros con la encomiable intensidad que venía siendo marca de la casa desde la derrota en Anoeta y, en consecuencia, el Málaga tenía dificultades para cruzar la línea misma de medio campo. En esas, Kameni decidió hacerlo con un patadón que escondía toda una declaración de intenciones, la búsqueda del contragolpe en sorprendente superioridad numérica, pero esa primera intentona apuntó al agua cuando la pelota cayó llovida sobre un uniforme azulgrana. Sucede que la espalda de la zamarra en cuestión rezaba el número 22 y que su dueño solventó la papeleta de ser el último hombre con una cesión corta y blanda, todo un regalo para la carrera de un Juanmi que, tras evitar la salida con el palo de hockey por delante de Claudio Bravo, marcó a portería vacía.

 

Mantuvo la inercia el equipo de Luis Enrique durante algunos minutos, a fin de cuentas han sido más de uno los encuentros como local en los que se ha visto obligado a remontar, y los guarismos hablaban de un ochenta por ciento de (veloz) posesión. Rafinha incluso flirteó con el empate, pero su disparo a la salida de un córner lo rechazó Weligton sobre la línea de gol. Y, tal y como el centrocampista brasileño perdía presencia, castigado por una amarilla tan temprana como justa, la mordaza sobre la que se había gestado la racha de once victorias consecutivas comenzó a mostrar muy serios costurones. Mientras Neymar encadenaba su tercer engendro consecutivo, Luis Suárez volvía a pelearse con su sombra y Messi no lograba salir indemne de la mitad de los regates y extraviaba el balón en la mitad restante, los de Javi Gracia se sintieron cómodos y pasaron a gestionar de maravilla el arte del contraataque, si bien una de sus más claras oportunidades llegó tras un nuevo error de Alves al que Piqué reaccionó in extremis.

 

bbva24c

 

Sobre tan poco prometedor escenario, la reanudación pudo resumirse en un más de lo mismo, solo que peor. Kameni se entretenía antes con los recogepelotas que con el famoso tridente sudamericano, los delanteros blanquiazules no acababan de poner tierra de por medio porque sus salidas de libro se veían culminadas con remates estrepitosos y el Barça todo acabó por venirse abajo, sus llegadas una sucesión de centros a la Alves, nada que ver con los que durante el primer tiempo habían esgrimido al menos la mala intención de tentar la espalda de los centrales. La frustración era tal que el Camp Nou sacó el pañuelo para hacer de Martínez Munuera un nuevo Brito Arceo por tres pérdidas de tiempo mal contadas y un fuera de juego dudoso de Luis Suárez. Y, cuando Luis Enrique tocó a rebato castigando sustituyendo a Alves por Pedro, la carga se quedó en un disparo del canario contra las redes del palo corto allí donde siempre-siempre-siempre se debe buscar la suerte del largo. Muy mala cosa, repetida en cinco ocasiones sobre los veinticuatro duelos que suma esta Liga, que tanto pistolero sobre el verde no se traduzca en un solo mísero balazo.

 

Lo mejor: La soberbia actuación de la defensa malacitana.

Lo peor: Que el Barça no acepte la condición de líder ni cuando lleva la etiqueta de “provisional”.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com