Menu

bbva23a

 

La Liga - Jornada 23

Inercia blanca, efervescencia azulgrana

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

En las seis semanas transcurridas desde su tonti-derrota en Anoeta, el Barça suma once victorias y veintiséis dianas ligueras, las últimas cinco cosechadas durante la visita del Levante a la Ciudad Condal. El Real, mientras tanto, se mantiene un punto por encima en la clasificación pero, entre sanciones públicas y separaciones personales, ve cómo CR7 se mantiene anclado en las veintiocho muescas (sólo dos lo separan de Messi) y no logró convencer ante un Deportivo que llegó a Chamartín encomendando el centro de su defensa a un Manuel Pablo con 39 primaveras entre pecho y espalda. 

 

bbva23a

 

La Liga - Jornada 23

Inercia blanca, efervescencia azulgrana

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

En las seis semanas transcurridas desde su tonti-derrota en Anoeta, el Barça suma once victorias y veintiséis dianas ligueras, las últimas cinco cosechadas durante la visita del Levante a la Ciudad Condal. El Real, mientras tanto, se mantiene un punto por encima en la clasificación pero, entre sanciones públicas y separaciones personales, ve cómo CR7 se mantiene anclado en las veintiocho muescas (sólo dos lo separan de Messi) y no logró convencer ante un Deportivo que llegó a Chamartín encomendando el centro de su defensa a un Manuel Pablo con 39 primaveras entre pecho y espalda. 

 

FC Barcelona-Levante UD

CROMOS DIFERENTES, MISMOS RESULTADOS

 

bbva23b

 

FC Barcelona 5 – Levante UD 0

(Neymar 17’, Messi 38’, 59’ y 65’ p., Luis Suárez 73’)

Puesto que la piel de Luis Enrique bien podría lucir un tatuaje que rezara “rotaciones” (absténgase el lector de sugerir posibles emplazamientos para el mismo), no es de extrañar que la baja por sanción de Alves se tradujera en un efecto dominó de cambios que alteró la totalidad de la línea defensiva respecto al encuentro de Copa ante el Villarreal… y tantos otros de los que lo precedieron, habida cuenta que regresaron los marginados Bartra y Montoya, y que Adriano recuperó la titularidad. Y resulta bastante indicativo del dulce momento alcanzado por la escuadra azulgrana el hecho de que tanta variación en la nómina acabara arrojando el mismo saldo en términos no necesariamente messianos como son la presión alta, el robo y la velocidad en la circulación del balón.

 

Eso sí, tras los imprescindibles minutos de reajuste, un cuarto de hora más o menos, el 10 volvió a esgrimir la llave capaz de desarticular el cerrojo rival con un centro desde la banda derecha al que Neymar respondió en semifallo, aunque se vio también asistido por la fortuna cuando su remate dibujó una parábola perfecta para superar la oposición de Mariño y botar más allá de la línea de gol. Maldito desde que el público de San Mamés la tomara con él por la expulsión de Etxeita, el brasileño se resarció así de su irreconocible actuación intersemanal pero, al enredarse acto seguido con un anuncio del BBVA, certificó que le hará falta alguna ración extra de kokotxas para escapar al mal de ojo bilbaíno. Bartra, en cambio, sigue empeñado en mostrarse inmune a la indiferencia asturiana y suyo fue el robo de balón en la línea de tres cuartos que permitió a Messi comenzar a construir su enésimo hat-trick con un disparo raso y cruzado.

 

bbva23c

 

Antes y después, la falta de acierto de cara a gol vino a corroborar que, si bien la actitud era buena, el nivel de exigencia no surcaba niveles tan altos. En la reanudación, sobre todo, con el Levante enrocado para impedir un 7-0 como el de la temporada anterior, varias jugadas rozaron lo cómico hasta que Pedro consiguió que una de sus despendoladas carreras, concretamente la que perseguía un envío cortado de Busquets, se convirtiera en asistencia para la llegada solitaria por el centro de Messi, que sólo tuvo que empujar la pelota. Y, apenas tres minutos después, el argentino repitió desde el punto de penal después de que Iván López golpeara la cadera de Neymar y Melero López lo viera y obrara en consecuencia.

 

Tuvo una pésima tarde, no obstante, el trencilla, que se tragó diversos agarrones y bloqueos de la defensa visitante (varios de ellos cuando la pelota transitaba otra parcela del verde, cierto es, pero para eso precisamente son seis los ojos arbitrales), que debió mostrar alguna que otra amonestación más y que, en definitiva, tampoco apreció penal en una patada por detrás de Adriano sobre Xumetra, aunque cuesta responder a la pregunta sobre si el impacto tuvo más fuerza que la voluntad del centrocampista gerundense por desplomarse en tan decisiva posición. Sea como fuere, lo llamativo del marcador y, sobre todo, el excepcional tanto final de Luis Suárez, al cazar en estético tijeretazo un centro bombeado del mismo Adriano, invitaron a pasar página sobre la actuación del trío de amarillo.

 

Lo mejor: Que, automatismos aparte, el nuevo Luis Suárez se pareciera tanto al viejo Luis Suárez en su estratosférico gol.

Lo peor: El arbitraje y la claudicación del Levante tras el 2-0 pese a su generoso despliegue inicial.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Liga - Jornada 22 Liga - Jornada 24 »