Menu

bbva19a

 

La Liga - Jornada 19

Como el perro y el gato

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Con o sin Balón de Oro de por medio, CR7 y Leo Messi siguen dando lustre a una rivalidad de leyenda. Si el primero contribuyó con dos goles a la tempranera victoria del Real Madrid en Getafe, el segundo firmó un "hat-trick" en el asalto barcelonista a un Riazor que, todo sea dicho, se debate entre la depresión profunda y la necesidad de una lobotomía. Con su victoria, los blancos son ya Campeones de Invierno.

 

bbva19a

 

La Liga - Jornada 19

Como el perro y el gato

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Con o sin Balón de Oro de por medio, CR7 y Leo Messi siguen dando lustre a una rivalidad de leyenda. Si el primero contribuyó con dos goles a la tempranera victoria del Real Madrid en Getafe, el segundo firmó un "hat-trick" en el asalto barcelonista a un Riazor que, todo sea dicho, se debate entre la depresión profunda y la necesidad de una lobotomía. Con su victoria, los blancos son ya Campeones de Invierno.

 

RC Deportivo-FC Barcelona

MESSI ESTÁ DE DULCE

 

bbva19b

 

RC Deportivo 0 – FC Barcelona 4

(Messi 11’, 33’ y 62’, Sidnei 83’ p.p.)

Dos son las cualidades que han distinguido tradicionalmente a Leo Messi, su carácter absoluto y una personalidad tirando a críptica. Al presentarse inevitablemente solapadas, dirigentes y entrenadores se han enfrentado durante años a un rompecabezas zurdo: la necesidad de impedir que ambas características entren en cortocircuito. Para evitarlo, Guardiola cortó de raíz su apuesta por un plan B llamado Ibrahimovic, decisión por la que el sueco sigue clamando venganza. Pero la temporada pasada vino a demostrar, en cambio, que la respuesta no radicaba necesariamente en contratar a un amigo o mentor o por lo menos compatriota que le hiciera sentir protegido (menos que menos, cierto es, cuando la directiva venía de cuestionar su papel a medio plazo con el controvertido fichaje de Neymar). Así las cosas, en un club que tradicionalmente ha despedido a sus cracks por la puerta de servicio, el desencuentro entre el 10 y Luis Enrique, escenificado con una lamentable derrota en Anoeta que impidió aprovechar el tropiezo previo del Madrid, fue un más que razonable motivo de alarma.

 

Pero algo ha cambiado en la última semana. Hay quien dice que cabe encontrar el motivo en la reacción del público durante la ida copera ante el Elche, cuando Messi fue aclamado pese a la apatía con que saltó al césped. Otros apuntan al apoyo que ha encontrado en Neymar, decidido a ejercer de Scottie Pippen en espera de que se retire su Jordan particular. Y los soñadores como un servidor suspiramos por una desconocida mano izquierda por parte del técnico asturiano, camino de que se cumpla esa promesa que asegura que sus equipos titubean en la primera vuelta para luego estallar (en el mejor sentido de la expresión) a lo largo de la segunda. Sea como fuere, Messi lideró al tridente en la victoria ante el Atlético de Madrid y, regresando a la banda derecha, distribuyendo juego lo mismo que finalizándolo, recuperando incluso más balones en defensa de los que pierde en ataque, monopolizó las buenas noticias del partido de Riazor, un encuentro antipático por la ventada que lo presidió, que quedó bastante finiquitado al poco de pasar la media hora de juego y en el que más de uno y más de dos azulgranas se destensaron pensando ya en la inminente nueva visita del “Cholo” y sus destripaterrones.

 

bbva19c

 

Aunque las moviolas iniciales tuvieron a Neymar como protagonista, fue Messi quien dispuso de la primera oportunidad, un disparo raso… ¡tras jugada ensayada de córner! Al poco, él mismo abrió el marcador rematando de cabeza, con contundencia pero en bella parábola, un preciso centro de Rakitic a la espalda de la defensa. Y, con el Barça plantado en terreno coruñés, aprovechó una asistencia de Neymar y un mal control de Luis Suárez, hoy dueño de tres pies izquierdos, para picar sutilmente sobre la salida desesperada de Fabri. Ya en el segundo tiempo, sumó el hat-trick con un disparo de rosca seca al palo largo tras un saque de esquina en corto, mientras que el 0-4 definitivo resultó representativo de los malos momentos que atraviesa el Depor: Lopo olvidó que los centros de Alves rarísima vez encuentran a un compañero y se apresuró a rechazarlo sobre el cuerpo de Sidnei, con lo que el balón retrocedió cómicamente hasta las mallas. El tontigol le impidió ser también omega del resultado, pero este Messi a medio camino entre la demarcación de la era Rijkaard y el compromiso del primer guardiolismo sí puede y debe ejercer de alfa en todas las aspiraciones de su equipo. Su intensidad sigue marcando el camino.

 

Lo mejor: Messi, por si no había quedado claro.

Lo peor: Un Busquets que se dejó robar tres pelotas comprometidas y cuya blandura le llevó a ser testigo en primera fila, además, de la mejor oportunidad gallega, un remate acrobático de Cuenca al que Bravo respondió con la solvencia en él habitual.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Liga - Jornada 18 Liga - Jornada 20 »