Menu

bbva15a

 

La Liga - Jornada 15

Una diferencia radical

 

Textos de Redacción

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Seis puntos separan a Almería y Getafe. Seis puntos que pueden parecer un mundo cuando unos abren las posiciones de descenso y los otros se hallan en la comodidad de la media tabla, pero que invitan también a pensar en perfiles más o menos cercanos. Pues bien, de su visita a Andalucía regresó el Real Madrid con tres puntos y una nueva goleada. En cambio, la excursión a la capital se saldó, en lo que al Barça respecta, con un nuevo tropiezo: son ya tres las veces que los de Luis Enrique se han quedado a cero en las quince jornadas que llevamos de temporada; súmenle dos triunfos por la mínima y sobre la bocina y obtendrán explicación a esos cuatro puntos que separan ya a blancos y azulgranas en lo alto de la clasificación. 

 

bbva15a

 

La Liga - Jornada 15

Una diferencia radical

 

Textos de Redacción

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Seis puntos separan a Almería y Getafe. Seis puntos que pueden parecer un mundo cuando unos abren las posiciones de descenso y los otros se hallan en la comodidad de la media tabla, pero que invitan también a pensar en perfiles más o menos cercanos. Pues bien, de su visita a Andalucía regresó el Real Madrid con tres puntos y una nueva goleada. En cambio, la excursión a la capital se saldó, en lo que al Barça respecta, con un nuevo tropiezo: son ya tres las veces que los de Luis Enrique se han quedado a cero en las quince jornadas que llevamos de temporada; súmenle dos triunfos por la mínima y sobre la bocina y obtendrán explicación a esos cuatro puntos que separan ya a blancos y azulgranas en lo alto de la clasificación. 

 

Getafe CF-FC Barcelona

EL TÍPICO CAMPO DONDE SE PIERDEN LAS LIGAS

 

bbva15b

 

Getafe FC 0 – FC Barcelona 0

Quizá deslumbrado aún por los brillos de la Champions, quizá consciente también de que las Navidades se hallan a la vuelta de la esquina, el Barça tuvo que presentarse en Getafe a primera hora de una tarde desapacible, fría y lluviosa, apenas 9.500 espectadores en las gradas del Coliseo Alfonso Pérez, sus gritos amortiguados por los mismos paraguas bajo los que se guarecían. Y, entre la recurrente dicotomía azulgrana (cuando la pelota entra, lo hace tres-cuatro-cinco veces, pero cuando no…) y la ausencia de un gol tan postrero como redentor, los de Luis Enrique se dejaron un pedacito más de Liga obviando la evidencia matemática de que son muchos más los puntos a disputar en campos de los llamados “menores” que los que se obtienen en un Bernabéu, un Calderón y pongamos que un Mestalla juntos.        

 

Ha sucedido con numerosas escuadras barcelonistas antes y sucederá con numerosas escuadras barcelonistas después. Además, no fue ni de lejos un mal desempeño. Pero, ya por tradición, ya porque la historia ha tenido al menos un par de precedentes esta temporada (el desplazamiento a Málaga y el Celtazo, sin ir más lejos), la frustración es respuesta ineludible. Y entonces uno mira hacia la cruceta en la que Messi volvió a estrellar un tiro de falta y suspira. Y entonces uno piensa que Luis Suárez, el famoso plan B, no sólo sigue inédito en Liga sino que además se interpuso en un lanzamiento de Piqué que llevaba ánimo desatascador y se rasca la cabeza. Y entonces uno recuerda que Valera le robó un balón a Messi con la mano dentro de su propia área sin que el árbitro se inmutara lo más mínimo y se acaba tirando de los pelos.  

 

bbva15c

 

Acto seguido, todo sea dicho, Vicandi Garrido obvió otra mano de Alves tras centro de Lafita aunque, tratándose de la misma jugada, resulta evidente que los dos errores no suman un acierto. Y no fueron los únicos horrores de un trío arbitral capaz de señalar un fuera de juego de Jordi Alba cuando el de L’Hospi se hallaba habilitado por un par de metros, o de decretar el fin del tiempo de descuento tras un robo de balón que dejaba a Álvaro en condiciones de plantarse solo ante Claudio Bravo, hoy una vez más salvador al despejar con la punta de los dedos el zapatazo que se sacó Lafita del sombrero ante la pasividad del Dúo Sacapuntas que vienen componiendo Alves y Piqué.      

 

Pusieron el autobús los de casa y tiraron de épica pasada por agua. A sus rivales, en cambio, siempre les faltó o sobró algo, un detalle, de cara a romper el partido. Con un Messi meramente cumplidor, bajo de genio por tanto, y diversas piezas que no atraviesan su mejor momento (un Iniesta que no ha recuperado el ritmo tras su última lesión, un Pedro que es la sombra del trigoleador del pasado año en este mismo estadio –y que no acertó a tocar siquiera pelota en un remate a bocajarro–, e inevitablemente Alves, ese monumento a las pulsiones masoquistas de su entrenador), el Barça volvió a demostrarse un par de pasos por detrás del Madrid sin necesidad de visitar Chamartín: le bastó con pasar una tarde de sábado en Getafe.

 

Lo mejor: Claudio Bravo, por la jugada ya especificada, y Jordi Alba, la más decente y recurrente alternativa en ataque.  

Lo peor: Que pasen los entrenadores y el Barça siga atascándose en este tipo de Días de la Marmota. Milo J. Krmpotic’  

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com