Menu

champions6a

 

Champions League - Jornada 6

Un Madrid de rompe y rasga

 

Textos de Redacción

Fotos Uefa / Vídeos de Canal +

 

El Ludogorets no apuntaba a rival para este Madrid y menos lo fue cuando en el minuto 20 se vio con un jugador menos y un gol en contra (por expulsión de Marcelino, que se creyó portero ante un cabezazo de Varane, y gol de penal de Ronaldo, que se sintió Panenka). Luego, Bale, Arbeloa y Medrán se sumaron a una fiesta doble: pleno de triunfos en la fase de grupos europea y decimonovena victoria consecutiva para los de Ancelotti. Mientras tanto, el Barça logró también ser primero de grupo tras remontar en el Camp Nou ante un PSG que no supo aprovechar los experimentos de Luis Enrique. 

 

champions6a

 

Champions League - Jornada 6

Un Madrid de rompe y rasga

 

Textos de Redacción

Fotos Uefa / Vídeos de Canal +

 

El Ludogorets no apuntaba a rival para este Madrid y menos lo fue cuando en el minuto 20 se vio con un jugador menos y un gol en contra (por expulsión de Marcelino, que se creyó portero ante un cabezazo de Varane, y gol de penal de Ronaldo, que se sintió Panenka). Luego, Bale, Arbeloa y Medrán se sumaron a una fiesta doble: pleno de triunfos en la fase de grupos europea y decimonovena victoria consecutiva para los de Ancelotti. Mientras tanto, el Barça logró también ser primero de grupo tras remontar en el Camp Nou ante un PSG que no supo aprovechar los experimentos de Luis Enrique. 

 

Real Madrid-Ludogorets

ANCELOTTI, "MÁS ALLÁ DEL RÉCORD DE RIJKAARD"

 

champions6b

 

Real Madrid 4 – Ludogorets 0

(Ronaldo p. 20’, Bale 37’, Arbeloa 79’, Medrán 87’)

La victoria del Real Madrid, por 4 a 0 ante el Ludogorets en Champions League, y el hecho de que con ella el equipo blanco haya alcanzado los diecinueve triunfos consecutivos nos habla no solo de la superación del récord de Rijkaard, sino que estamos, en estos precisos momentos, ante el mejor equipo del mundo.

 

La mayoría de victorias del Madrid, dentro de esta racha estratosférica de resultados, han sido conseguidas con un buen fútbol de equipo y belleza en su estilo de juego. Salvo algunos partidos difíciles y complicados, el Madrid ha sido una aplanadora que ha logrado derrotar incontestablemente a grandes equipos como el Liverpool en Champions, y en Liga al Barcelona, su máximo rival, al cual ganó con solvencia y superioridad inobjetable en el Bernabéu.

 

Esta noche no voy a hablar de todos los grandes jugadores del mediocampo que tienen los merengues, como Modric, Isco, James o Kroos, ni de la pegada letal que tiene la BBC (Cristiano, Bale y Benzema), sino de otros nombres que hacen a este Madrid diferente. Esta pequeña retrospectiva es importante, porque nos habla de un equipo donde brillan jugadores en la defensa con una gran técnica y elegancia, como Varane y Ramos; donde existen laterales ofensivos, llámense Marcelo o Carvajal, que defienden con pundonor y desbordan con fantasía. Donde, si no brilla Casillas, allí está Keylor Navas. Donde Illarramendi se pone el traje de obrero y Jesé reaparece con toda la ilusión para ayudar a su equipo, y donde hay suplentes que, a pesar de los pocos minutos que les ofrecen en los partidos, cuando juegan lo dan todo en la cancha, como Nacho o el Chicharito Hernández. Este es un gran equipo que conjuga con perfección, belleza, entrega, sacrificio, técnica y magia. Este es el equipo que hace posible que brillen sus estrellas.

 

Por último, hay que reconocer a un entrenador como Ancelotti, que ha logrado enterrar la sombra grande de Mourinho, y que con calma, profesionalidad y paciencia ha creado un equipo ganador que juega divinamente al fútbol.

 

Ancelotti es el tronco en el cual se edifica este Madrid legendario. Leo Zelada

 

 

FC Barcelona-PSG

EL TRIDENTE REDIME UN NUEVO EXPERIMENTO FALLIDO

 

champions7d

 

FC Barcelona 3 – Paris Saint Germain 1

(Ibrahimovic 15’, Messi 19’, Neymar 42’, Luis Suárez 77’)

Se había acostumbrado el Barça a las ausencias de Ibrahimovic en sus enfrentamientos recientes con el PSG –generalmente fruto de lesiones muy concretas y puntuales, ese tipo de molestias que llevan a los malpensados a señalar que el jugador se ha borrado de la convocatoria–. De hecho, se había acostumbrado tanto que, en el que representaba el segundo o tercer acercamiento de los parisinos, a nadie se le ocurrió que el sueco había dejado de hacerse el ídem para plantarse en el área, solitario cual neurona de Mariló Montero, para fusilar la espléndida dejada de Matuidi.

 

Lo mismo que en el Parc des Princes, allí donde nació su primera gran crisis de esta temporada, los barcelonistas pagaban de buenas a primeras una lamentable concesión defensiva. Y a su fragilidad poco y nada ayudó la enésima prueba de Luis Enrique: una defensa de tres (Bartra-Piqué-Mathieu), un doble pivote (Mascherano-Busquets) y, a partir de ahí, un supuesto festival ofensivo con Iniesta como única pieza con tendencia a echar el ancla. El resultado fue un equipo partido, que presionaba arriba mejor de lo que atacaba, pero cuyo enroque alrededor de Ter Stegen resultó un caramelo para Matuidi, Moura, Van der Wiel y todo aquel que cayera a la banda atraído por sus espacios vírgenes.

 

Lo mismo que en el Parc des Princes, no obstante, al PSG la alegría inicial le duró escasos minutos –cuatro, concretamente–: Mascherano habilitó en largo la carrera de Luis Suárez por el lateral izquierdo del área, el uruguayo centró con tantas dificultades como criterio y por allí se presentó Messi para batir a Sirigu. Pese al empate, no mejoró la disposición de los de casa y tanto Lucas Moura como Cavani tuvieron la oportunidad de hacer sangre en su moral y posibilidades de liderar el grupo, pero el disparo del primero se fue desviado y el del segundo encontró a Ter Stegen bien colocado.

 

champions7e

 

Llegadas las postrimerías del primer tiempo, el encuentro imitaba el perfil actual de Podemos: mucha expectativa pero más confusión que chicha. Y en esas Neymar, que venía de chocar con todo quisque, que no había dejado de hacerse daño por activa y por pasiva, tanto conduciendo el balón como cuando le tocaba perseguirlo, Neymar –decía– se lanzó a una nueva batalla por su cuenta y, viendo que las cuatro o cinco camisetas blancas que lo rodeaban decidían flotarlo, descargó un zapatazo con rosca tan inesperado como estético y efectivo. Esta vez era el Barça el que se iba al descanso con ventaja.

 

Y la pudo conservar –e incluso aumentar– gracias a que las dos jugadas más destacadas del apático segundo tiempo le sonrieron. En la primera, Lucas Moura hizo un siete a Piqué y Mathieu, pero Ter Stegen, primero, y Bartra, en dos ocasiones, impidieron el empate. Un cuarto de hora después, ya con Rakitic y Xavi intentando poner algo de orden sobre el verde, el de Terrassa abrió para Neymar, que disparó de primeras y obligó a la estirada de Sirigu, cuyo rechace recogió hambriento Luis Suárez. Lo celebró el 9 como si de una final se tratara y así vieron los de la Ciudad de la Luz cómo se les fundía la última bombilla. El partido de vuelta de octavos tendrá como escenario el Camp Nou.

 

Lo mejor: El eje Bartra-Mascherano-Busquets, con un Jefecito que además ejerció de acertado enlace a la hora de subir la pelota.

Lo peor: Que la baja de Alves, uno de los puntos más débiles del equipo, se traduzca en tamaña sucesión de alteraciones tácticas, especialmente en un momento de la temporada en el que el Barça debería ya saber a qué juega. Milo J. Krmpotic’      

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com