Menu
burial  

Burial

Rival dealer

Hyperdub

8,7

Dubstep

Manu González

 

Parece mentira la de ríos de tinta (y sangre) que está despertando el último trabajo de William Bevan. Ahora que surgen haters hasta de debajo de las piedras tendríamos que recordad a todo el mundo que el año pasado en febrero Burial ya comenzó un camino (sin posible retorno) con su EP "Kindred", un camino en el que se alejaba de las normas establecidas del formato canción para desarrollar diferentes sensaciones y propuestas sónicas encapsuladas en algo llamado tiempo y bajo un título.

 

Bevan lleva esta idea un paso adelante con su nuevo "Rival dealer", embelleciendo (o para otros, hundiendo) su sonido con otros parámetros sonoros y dibujándonos como diez posibles canciones en tres títulos. Desde la rave puramente británica de "Rival dealer" (tres tema en uno que ahondan en tres formatos diferentes que se puede dar en cualquier rave, desde el beat machacón más industrial al desarrollo tope épico pop del final), el synth-pop ochentero de "Hiders" (tema que considero bastante bonito, por cierto, hasta esas bases de producción de serie b pop influencia modoreriana y ese final tan Nostromo, marca de la casa) y el toque new age (escuela Vangelis al principio, escuela Enya/pestazo a pachuli y galletas de jengibre al final) de esa "Come down to us" tan cerca de la horterada máxima como de algo muy grande. ¿Joder, si a Burial le gusta Limahl, Enya o los villancicos es algo malo a estas alturas? ¿Cuándo todos hemos llorado cantando "The neverending story" a grito pelado o se nos ha puesto la piel de gallina con las escenas de Rivendell de "El Señor de los Anillos"? Lo único por lo cual "Rival dealer" no se acerca al sobresaliente es por un muy flojo tratamiento de la voz. Bevan, coño, el autotune nivel Shakira no te lo perdonamos, no jodas.

 

Si algo ha demostrado la historia de William Bevan desde que lo descubrimos en Hyperdub con su "South London Boroughs EP" es que no es un artista de reglas preestablecidas, con lo cual es muy difícil juzgarlo por el mismo rasero que al resto. Su falta de empatía con su público ha sido siempre conocida y si ahora quiere hacer crecer su sonido con otros propuestas es algo que debes tomar o dejar. A mí me parece perfecto, es más, me parece cojonudo, porque francamente, otro disco de Burial año 2005 sí que hubiera sido decepcionante.

 

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com