Menu
dean  

Dean Wareham

Emancipated hearts

Sonic Cathedral

7,0

Rock

Vidal Romero

 

Veinticinco años después de que el debut de Galaxie 500 viera la luz, Dean Wareham se atreve a firmar su primer disco en solitario, un mini LP de seis canciones. Y tiene sentido, porque en muchos aspectos “Emancipated hearts” parece un retorno a los orígenes: a ese rock lánguido y atmosférico, de estructuras sencillas y cadencia hipnótica, que Wareham facturaba junto a Damon Krukowski y Naomi Yang; a ese rock que vampirizaba el legado de The Velvet Undergound para llevarlo a un territorio más luminoso y naíf. Una manera de hacer que se descubre desde la primera canción, la estupenda “Love is colder tan the death”, que avanza anclada a un ritmo casi saltarín y a un estribillo adhesivo, mientras Wareham deja caer versos crípticos acerca de un viaje hacia el lado oscuro –una circunstancia, el contraste entre letras oscuras y música luminosa, que se mantiene a lo largo de todo el disco-.

 

La influencia de The Velvet Underground se palpa también en el siguiente corte, “Emancipated hearts”, un trip psicodélico montado alrededor del drone de un violín, un fraseo de cadencia hipnótica y la sorprendente superposición de la melodía de “Little drummer boy” hacia el final de la canción. Y aún más descarado es el asunto en “The ticking is the bomb” que comienza citando de manera literal a “Ocean”, para luego construir una preciosa canción pop de tintes atemporales (que, por cierto, también recuerda de manera poderosa a “Blue thunder”). En cuanto al resto de las canciones, todas se aferran a un esquema que los seguidores de Wareham sabrán reconocer: guitarras limpias, voces arrastradas, arreglos sutiles de cuerdas y teclado –cortesía de Britta Phillips, su compañera desde los últimos tiempos de Galaxie 500– y largas codas instrumentales para terminar, aliñadas con coros al borde del desmayo: ahí está “The longest bridges in the world” como ejemplo perfecto. Una forma de hacer en la que encaja perfectamente la última pieza del disco, una frágil versión del “Air” de la Incredible String Band que Wareham (siempre hábil a la hora de hacer versiones) lleva a su terreno con pasmosa facilidad; la guinda de un disco corto en duración pero generoso en emociones.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com