Menu
Danza-Macabra  

Danza Macabra

In for it

Standstill

Danza Macabra

6,5

Electrónica

 

Job Ledesma

 

Le dio un ataque de actividad al dúo Danza Macabra, que en el mismo mes lanza sendos maxis que comentamos por aquí.

 

“In For It” es un disco que se anuncia más por lo ilustre de sus remezcladores que por el artista original en sí, cosa peliaguda. Matthew Herbert se encarga de la primera de las revisiones del original. La metida de mano del señor Herbert, que además anuncia elepé para este año, es de tal calibre que lo califican casi de recomposición. No hay dudas del influjo de Herbert sobre el corte: curiosidades sonoras con aroma de grabación de campo (eso de que el sonido te suena pero no sabes de qué, que a lo mejor es un bolígrafo cayendo en una mesa o una gota de agua o vete tú a saber), en un desarrollo de ligera suma de elementos. Pero mira tú que se ve superada por la revisión del veterano ‘detroiter’ Richard Davis, que convierte al “In For It” en una pieza más bailable apelando a capas de secuencias de voces y con un desarrolla onda “te agarro por las caderas y te obligo a bailar aunque no quieras”. Lo curioso del invento es que el original está muy por detrás de las dos remezclas, una pieza anodina y plana donde la voz del croata Diyala más que sumar, resta.

 

Richard Davis vuelve a lucir palmito en el otro maxi de la temporada para Danza Macabra, “Standstill”. Davis pone la voz, de nuevo en esa tendencia impersonal y lineal tan de la onda de Danza Macabra. Electrónica espectral y oscura, muy de bajona, que intenta animar el remix de Oskar Offerman en la senda de la electrónica darks con ritmo percutor que ahora lo peta en según qué sitios. El maxi remonta con el tema de cierre, "Matrix", electrónica directa de bajo electro intenso un tanto reiterativo que no se aleja del lado oscuro de toda la propuesta.

 

 

Job Ledesma

Job Ledesma (Santa Cruz de Tenerife, 1971) empezó a cultivar el periodismo musical como una manera sencilla de incrementar su colección de discos, pero ahora reniega del formato, ese concepto, y solo quiere MP3, streamings y esas cosas que no obliguen a comprar más estanterías Billy de Ikea. En 1991 publicó sus primeros textos, sesudas reflexiones sobre la invasión británica o el "Sgt. Pepper’s" de The Beatles, y desde entonces hizo un poco de todo, desde llevar durante diez años el suplemento Radikal en el periódico La Opinión de Tenerife hasta presentar para Televisión Canaria (donde ahora trabaja) el festival Womad en dos ocasiones. Por el camino, colaboraciones en Fiber, Rockdelux y Traxx, la coordinación durante casi dos años de la efímera edición canaria de Mondo Sonoro y varios programas de radio, como el que ahora tiene en activo: Canarias ruido, en CanariasRadio La Autonómica, dedicado a los sonidos alternativos de ese Archipiélago de la Macaronesia. También pincha con el alias de Juana La Cubana, pero él dice que lo hace bien, que mezcla y todo.