Menu
Agoria  

Agoria

Baptême

Kompakt

7

Techno emocional

 

Job Ledesma

 

Dice el francés Agoria que esto del bautizo (que así se traduce el “Baptême” que titula su estreno en Kompakt) es porque no pudo titular al disco “Segunda vida”, que lleva muchos cambios en estos dos años y que intentó reflejar todo eso en este maxi. Complicado el asunto, pero complicado con cualquier otro salvo con Agoria, un sujeto que confiere a toda a su electrónica de un poso emocional, un carácter sentimental del que suele carecer prácticamente todo el techno.

 

El maxi se abre con el tema central de percusión muy reducida y al filo de lo minimal, más el añadido de secuencias que dotan de ese carácter diga usted que emotivo. De esos temas de subida lenta pero constante y que entra más por el desarrollo y la estructura de los añadidos que por el ritmo o el bajo,

 

Luego hay una cosa curiosísima. Los otros dos cortes son una recreación del original “Baptême”, una “Lucky Eyes Version” que podría pasar por un tema original totalmente diferente obra de DJ Tennis y la voz de Luke Jenner, de The Rapture. El resultado es un tema de indie ambient dance (sea lo que sea eso) más que efectivo e interesante, también con esa intensidad de Agoria, pero con el carácter más terrenal que brinda la melodía de voz reconocible, aunque luego ya el corte entra en el tramo final de secuencias, ruiditos y locuras.

 

La revisión quedó tan bien que el propio Agoria no puede evitar su “Agoria Retouch”, y tan retouch que mejora una barbaridad la original aportando potencia en el bombo y aún más ruiditos e inventos sonoros, en esa idea de suma que te suma para que el tema te vaya moviendo sin que casi te des cuén. Sabio Agoria, combinando trompetas reales y sonidos de sintetizador clásicote hasta que de nuevo la voz (aunque uno no es muy amigo del tono nasal y plano de Jenner) atrapa el tema con el gaznate y lo dispara varios puntos más.

 

Algo nos quiso contar Agoria, algo que le afecta y le motiva, y oiga, cuesta describirlo, pero lo consiguió el caballero. 

 

Job Ledesma

Job Ledesma (Santa Cruz de Tenerife, 1971) empezó a cultivar el periodismo musical como una manera sencilla de incrementar su colección de discos, pero ahora reniega del formato, ese concepto, y solo quiere MP3, streamings y esas cosas que no obliguen a comprar más estanterías Billy de Ikea. En 1991 publicó sus primeros textos, sesudas reflexiones sobre la invasión británica o el "Sgt. Pepper’s" de The Beatles, y desde entonces hizo un poco de todo, desde llevar durante diez años el suplemento Radikal en el periódico La Opinión de Tenerife hasta presentar para Televisión Canaria (donde ahora trabaja) el festival Womad en dos ocasiones. Por el camino, colaboraciones en Fiber, Rockdelux y Traxx, la coordinación durante casi dos años de la efímera edición canaria de Mondo Sonoro y varios programas de radio, como el que ahora tiene en activo: Canarias ruido, en CanariasRadio La Autonómica, dedicado a los sonidos alternativos de ese Archipiélago de la Macaronesia. También pincha con el alias de Juana La Cubana, pero él dice que lo hace bien, que mezcla y todo.