Menu
metatron  

DJ Metatron

U’ll be the king of the stars

Traumprinz/Giegling

8,5

Nostalgia ravera

Vidal Romero

 

Niño mimado dentro del imprescindible sello Giegling (donde, a falta de un piso, le tienen puesto un subsello a su nombre), Traumprinz es el penúltimo en apuntarse a la moda de los productores “fantasma”: no pincha en clubes, no concede entrevistas, no existen fotografías suyas, ni siquiera se conoce su ciudad de residencia. A cambio de tanto misterio, el tipo se ha concentrado en el estudio de grabación y ha publicado en apenas tres años una decena de maxis y un par de discos. Referencias que oscilan entre el notable y el sobresaliente, y que reparte entre dos alias: el ya citado Traumprinz, con el que produce temas de house misterioso y angular, y Prince Of Denmark, que juega en la liga del techno dub espectral.

 

Su nuevo heterónimo, Dj Metatron, comparte con esos dos alias algunos gestos de producción: la hábil utilización de fragmentos vocales (de diva, por supuesto), las atmósferas pesadas y el contraste entre elementos cristalinos y rugosos en las construcciones rítmicas. La diferencia radica en que aquí nuestro hombre vuelve la vista hacia el sonido rave de los primeros noventa; una recuperación que tiene mucho de nostálgica, pero que no se conforma con reproducir gestos y sonidos, sino que los matiza a través de un filtro contemporáneo. Es el caso del espléndido “Rave child”, un tema que utiliza percusiones y pads de cuerdas sintéticas claramente noventeros (a mí me recuerda, por ejemplo, al “Unfinished sympathy” de Massive Attack), y que con esos elementos construye una pista repleta de épica y emoción, diseñada para cocer a fuego lento la pista del club. Y algo parecido sucede con “The color (sad sad euphoria breakbeat mix)”, que mezcla un breakbeat clásico con una telaraña de arpegios y colchones sintéticos, o con el tema titular del maxi, que añade a la fórmula una irresistible atmósfera triposa. Un bonito interludio ambiental, “Spiral worlds”, y una auténtica odisea con ribetes trance y un señor subidón, “Oh ah”, completan un maxi espectacular, que le pegará un pellizco en el estómago a cualquiera que estuviera en un club hace ahora veinte años.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com