Menu
Lubomyr-Melnyk  

Lubomyr Melnyk

Evertina

Erased Tapes

8

Neoclásica

Vidal Romero

 

Ya hemos hablado en alguna ocasión de Lubomyr Melnyk, el pianista ucraniano que durante las décadas de los setenta y los ochenta inventó su propia versión de la música minimalista, la “música continua”: una forma de tocar el piano que consiste en acumular capas y más capas de notas y acordes, tocadas con muchísima rapidez, hasta conseguir que aparezcan en el espacio misteriosas formaciones armónicas. Una manera de acercarse al instrumento hipnótica y absorbente, que había permanecido oculta hasta que la reedición en 2007 de su primer disco, el exquisito “KMH: Piano music in the continuous mode” (79), descubrió la existencia del personaje a jóvenes cachorros de la escena neoclásica como Roger Ziegler, James Blackshaw o Peter Broderick. Fue precisamente el disco que grabó junto a este último, el excelente “Corollaries” (13), el que más ha hecho porque su nombre resuene más allá de los círculos especializados. Un disco preñado de melancolía, hermoso hasta decir basta, que se movía entre las composiciones de aire clásico, los ejercicios de épica contenida y las piezas que funcionaban como un eco autorreferencial a la música continua: es decir, Lubomyr Melnyk en estado puro.

 

Publicado en el mismo sello, y con un diseño de portada que conecta a nivel estético con “Corollaries”, lo primero que uno piensa al tener “Evertina” entre las manos es que se trata de una continuación de aquel disco, quizás un apéndice tardío. Y nada más lejos de la realidad, porque más allá de algunos gestos melódicos reconocibles, las tres piezas que incluye el EP reflejan una versión mucho más amable y asequible de Melnyk; de un Melnyk que no siente el impulso de llevar al límite sus habilidades sobrehumanas, que apenas recurre a los juegos armónicos y tonos superpuestos. Antes bien, prefiere explorar su instrumento desde un punto de vista mucho más ortodoxo (al menos, por tratarse de quien es), y eso provoca que tanto “Evertina” como “Awaiting” adquieran ciertas cualidades cinematográficas, fragmentos de banda sonora en busca de alguna película apropiada. Sigue existiendo un toque minimalista ahí dentro, de acuerdo, pero más cercano en espíritu a Michael Nyman que a Terry Riley o Steve Reich; una manera de componer que no es nueva para este hombre, pero que hasta ahora no había visto la luz debido a un curioso sentimiento de vergüenza. “Se trata de piezas siempre han estado ocultas a los ojos del mundo”, confiesa en las notas interiores, “encerradas en algún lugar silencioso, muy lejos de las salas de conciertos. ¿Por qué las he mantenido así? Imagino que porque me resultan muy sencillas de tocar, tanto que podría tocarlas mientras duermo”.

 

Más larga, de estructura más compleja, “Butterfly” ocupa toda la cara B del EP. Utiliza una mayor densidad instrumental en algunos pasajes, pero sin llegar nunca a sepultar los motivos melódicos o los delicados arreglos que florecen por todas partes. Supone, de algún modo, el puente entre el Melnyk de la música continua y el Melnyk que disfruta arrancando al piano estampas preñadas de romanticismo y melancolía. “Ojalá la gente pueda disfrutar de la amable sencillez de estas piezas, de su quietud”, pide nuestro hombre, en esas mismas notas interiores. Y desde aquí esperamos que ese deseo se cumpla.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com