Menu
Ben-Frost  

Ben Frost

Variant

Mute

7,5

Remezclas

Vidal Romero

 

Fiel a la tradición del universo experimental en el que se mueve, Ben Frost había sido hasta ahora un artista de álbumes más que de maxis; un tipo que daba vueltas a un concepto, que reunía varias composiciones alrededor de un tema y los juntaba en algún artefacto que ganaba enteros cuando se escuchaba al completo. Los singles, que alguno tiene, quedaban para colaboraciones y obras menores: instalaciones, bandas sonoras, material sin calado suficiente como para dedicarle un formato largo. Y digo hasta ahora porque “Variant” es una colección de remezclas en la que otros artistas –no necesariamente experimentales– dan una vuelta de tuerca a varias de las canciones contenidas en el último disco de Frost, “Aurora”. Un lanzamiento que posiblemente tiene mucho más que ver con estrategias comerciales de Mute, su nuevo sello, que con los deseos del artista, pero que sin embargo deja por el camino varias relecturas más que interesantes.

 

Y eso a pesar de que el material original tiene tanta fuerza que se hacía difícil pensar en otros ángulos desde los que sacarle punta. Es el caso de “Venter”, ese tema que, ya lo decía nuestro Manu González en su crítica del disco, es posiblemente el mejor que hay en “Aurora”, una “oda a la desolación en la onda de Burial”; un tema que crece alrededor de un ritmo en tensión, deshojando atmósferas y capas de sonido, que hacen el aire cada vez más irrespirable. Una tremenda demostración de control climático que aquí se reinterpreta de tres maneras distintas: Dutch E. Germ (es decir, Tim Dewit, el antiguo batería de Gang Gang Dance) deja intactas las partículas rítmicas, silencia muchas de las otras pistas y añade percusiones que acentúan el carácter hipnótico del original, aunque sea a costa de perder el halo de misterio. Evian Christ opta por un camino opuesto: sumerge todo en una cámara de ecos y deja que la música adquiera tintes oníricos, casi de pesadilla. Y HTRK se sitúan en una vía intermedia, sampleando ritmos, líneas melódicas y fragmentos atmosféricos para dar forma a un puzle en el que la tensión está más contenida, en el que todo se desarrolla como a cámara lenta.

 

Mucho más agresiva es la cara B, en la que Kangding Ray y Regis realizan un tratamiento de choque sobre otros dos temas del disco. El primero añade unas percusiones brutales a “No sorrowing”, un tema que en su versión original roza el ambient aislacionista, todo zumbidos y electricidad estática, pero que en manos del productor francés supura violencia. Y el segundo transforma “Nolan” en una pesadilla industrial, en la que los ritmos caen sobre el oyente con la paquidérmica precisión de la maquinaria pesada. La prueba de que en Mute, después de todo, suelen saber lo que se hacen.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com