Menu
Headless-Ghost  

Headless Ghost

Let’s fall

Remixes

Tamed Musiq

7 / 8 

House

Vidal Romero

 

Parecía que, después de un 2013 arrollador, en el que publicó tres maxis como tres soles, Raphäel Ripperton –es decir, el hombre que se hace llamar Headless Ghost– iba a dejar pasar el año en blanco. Nada más lejos de la realidad: entre esta semana y la que viene publica nada menos que tres vinilos (además de los dos que comentamos aquí hay otro más, “Swept illusions”, que verá la luz en Clone) en los que, eso sí, hay muy poco material propio y mucha remezcla ajena. En “Let’s fall” sólo firma el tema titular: un auténtico misil dirigido hacia la pista de baile, una pieza de house psicodélico que mezcla mucho sonido antiguo (Ripperton sólo utiliza hardware y cacharros antiguos cuando firma como Headless Ghost), atmósferas oscuras y ritmos sequísimos a lo largo de diez minutos que se enroscan alrededor del oyente y lo dejan sin respiración. Lástima entonces que las remezclas en la cara B no estén a la altura de semejante barbaridad: Deetron limpia los fondos de oscuridad, saca brillo a los ritmos y consigue una versión más amable y fácil de bailar, pero también mucho menos interesante. Y Agnès se dedica a manipular samples y ritmos en un ejercicio de extrañamiento que no termina de funcionar del todo.

 

En cuanto a “Remixes”, como su propio nombre indica contiene dos remezclas, ambas extraídas del primer maxi que se publicó a nombre de Headless Ghost, “Backend EP”, allá por 2009. NY Stomp (o sea, el holandés Gerd cuando se disfraza de negraco neoyorquino de los ochenta) añade a “The journey” ritmos gruesos y un barniz brillante, pura bola de espejos. Y aún mejor es la reinterpretación que hace North Lake de “Neverending stories”: una pista luminosa y oceánica, con el sonido derramándose en oleadas cada vez más grandes, en busca de un clímax arrollador y un final que huele a sol y felicidad. Ideal para olvidarse de que el invierno ya está aquí.

 


Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com