Menu
Cheval-Sombre  

Cheval Sombre

Madder love EP

Sonic Cathedral

8,5

Psicodelia

Vidal Romero

 

Han pasado casi dos años desde que se publicó, pero el segundo disco de Cheval Sombre, “Mad love” (12), sigue brillando con la misma intensidad que el primer día: una colección de canciones de superficie líquida y corazón melancólico, que buscaba acomodo entre el folk primitivo, la psicodelia emborronada a lo Spacemen 3 y ese rock de trazo hipnótico que los neoyorquinos llevan en la sangre. En su sello, Sonic Cathedral, dicen que hasta mediados del año que viene no llegará la continuación, así que para entretener la espera se han sacado de la manga un precioso doce pulgadas (vinilo púrpura transparente, funda de polivinilo transparente con impresiones en reserva) con tres remezclas de una de las canciones del disco, la estupenda “Couldn’t do”, que viene a ser como desleír un tema de The Velvet Underground en algún líquido viscoso.

 

Abre la veda Justin Robertson, que coge del original muestras de guitarra, sitar y ruidos de ambiente, y construye un loop hipnótico, al que le aplica la terapia Deadstock 33s. Es decir: cambios brutales de intensidad, una línea de bajo acidísima y un ritmo motórico. Un puñado de muestras vocales, hábilmente situadas, añaden al conjunto una pátina rock que le sienta de maravilla. Richard Norris (aka The Time And Space Machine) tira por un lado más cosmico: una base rítmica a piñón, guitarras y sitares trazando espirales y un fondo repleto de efectos especiales le bastan para montar una de esas excursiones psicodélicas a las que es tan aficionado. Y aún más yonki es Tom Furse (de The Horrors), que sumerge la canción en un baño de disolvente, elimina ritmos y guitarras, añade sintetizadores burbujeantes, y termina entregando once minutos de ambient espectral; un viaje directo al centro mismo del cosmos. Una versión acústica de “Someplace else” (rebautizada para la ocasión como “Someplace slow”), que es aún más lenta y triste que la original, completa un EP que es puro goce.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com