Menu
Rone  

Rone

Apache

Infiné

7

Techno

Vidal Romero

 

Para grabar el segundo disco de Rone, el recomendable “Tohu bohu” (12), el francés Erwan Castex mudó su residencia a Berlín. Buscaba empaparse de la cultura de clubes de la ciudad, quería saber cómo insuflar más energía al techno crudo y de espíritu minimalista de sus primeras referencias. Sin embargo, en el camino terminó descubriendo el lado más psicodélico y luminoso de la escena local, y el resultado fue un disco que se acercaba a la pista de baile de una manera oblicua: que no la entendía como un lugar donde dejarse la suela de las zapatillas, sino más bien como un estado mental, como un pasaporte para acceder a paisajes oníricos sin moverse de la habitación. Un disco que mezclaba sin prejuicios ambient, IDM, house y pop, todo bajo la batuta de un techno nervioso y escurridizo, más abstracto que carnal.

 

Apache”, el primer maxi con material nuevo del productor francés en dos años, insiste en esa (bendita) indefinición: el primer tema, “Bachi-bouzouk”, se pliega a un techno cubista y mutante, cercano a la IDM, tanto en su manejo de las polirritmias como en la forma que tiene de encajar las melodías, en el que caben regueros de ácido y un hábil subidón. “Apache”, justo después, relaja los beats y da forma a una pieza de ambient épica y espectacular, con diversas melodías que se entrecruzan y un pulso rítmico grávido y poderoso. Y la estupenda “Origin” cierra el viaje añadiendo ritmos (aún más) nerviosos, texturas gaseosas y muchas cortinas de ruido, un poco a la manera de Border Community. Tres visiones muy diferentes, pero al mismo tiempo complementarias, en las que de nuevo priman la ensoñación y la textura sobre la construcción rítmica. No sirven para bailar, pero se disfrutan una barbaridad.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com