Menu

Luke Cage

Temporada 1

6

 

Rodolfo Santullo

 

De un tiempo a esta parte, Netflix nos ha malacostumbrado a una experiencia difícil de conseguir: el vértigo. La sensación de disponer de repente y de inmediato a una serie completa, a una temporada completa, y poder largarse de cabeza (la expresión estadounidense para estos atracones es ‘Binge Watching’) y sin límites a mirar horas y horas de televisión, a economizar nosotros nuestra serie favorita. A decidir cuanto y dónde miramos. Y como parte de este formato sin dudas revolucionario es que la cadena de televisión ha incluido su colaboración con Marvel Comics para las series de superhéroes, para muchos la mejor adaptación (comparada incluso con la cinematográfica).

 

"Luke Cage" es la tercera serie Marvel en Netflix. Después de “Daredevil” (dos temporadas) y “Jessica Jones” (una temporada) le toca en suerte al icónico personaje negro pararse bajo el haz de luz. Luke Cage no es cualquier personaje. Creado en 1972 por el escritor Archie Goodwin y el artista John Romita Sr, se trata del primer superhéroe negro en protagonizar su propia serie, algo verdaderamente revolucionario para el momento en que fue creado (no era, evidentemente, el primer superhéroe de color de la historia, este honor lo tiene Pantera Negra, a quien hemos podido ver en “Capitán América: Civil War” y tendrá película en breve). Cage ha tenido una suerte algo dispersa con el correr de los años y las publicaciones, pero ya sea en solitario (raros casos) o acompañado por Puño de Hierro en “Héroes de Alquiler” o incluso como líder de un equipo particular de “Los Vengadores”, el personaje se ha mantenido visible, reconocible y –en muchas ocasiones– muy bien desarrollado.

 

 

Aquí (en el universo Marvel-Netflix) hace su reaparición tras prácticamente haber co-protagonizado la serie de “Jessica Jones”. Encontramos a Cage en el barrio de Harlem, escondido tras los hechos que se mostraron en aquella serie y (se nos agrega aquí esta información) fugado de la prisión donde recibió sus poderes. No permanecerá mucho tiempo escondido. Pronto, el ascenso mafioso de Cottonmouth, un gánster local, lo obligará a entrar en acción. Hay más, mucho más, pero no incurriremos en spoilers ya que gran parte del disfrute está en irse sorprendiendo por los giros de la trama.

 

La serie es muy entretenida. Sin embargo (y por primera vez en las series Marvel en Netflix) está bastante estirada y nos quedamos con esa sensación de que sobraba un par de capítulos para ser mucho más contundente. Hay una reiteración constante de hechos, situaciones y –lo más criticable– diálogos inconducentes entre muchos (quizá demasiados) personajes. Amén de lo anterior, a la historia le cuesta bastante arrancar, e incluso con Luke Cage como protagonista (no lo hace hasta el mejor capítulo de toda la temporada, el cuarto "Step in the Arena", dirigido por Vincenzo Natali, donde se narra el origen de los poderes), y el guion tiene algunas casualidades de esas que hacen que uno se arranque los pelos de nervios (que el maloso escondido de Harlem, alias Diamondback, tenga asuntos previos con Cage es increíble).

 

Por otro lado, hay varias cosas molestas más: ese barrio ciclotímico que cambia de idea capítulo por medio ("¡Luke Cage es un criminal!"; "Luke Cage es un héroe!") o esa policía que, dependiendo de lo que le sirva a la serie, es eficaz como Gil Grissom o un mono con un palo. Por momentos, toda la temporada se siente dubitativa. Como si no hubiera un guion verdaderamente construido atrás. Esto se resiente particularmente en la rotación de villanos (¡4!) que van apareciendo a lo largo de toda la serie. El mejor, con margen, es Cottonmouth, y la narrativa nunca se recupera del todo cuando deja de tener relevancia. Black Mariah y Shades van evolucionando (especialmente la primera; el segundo nunca se entiende mucho qué hace y por qué) pero se nota que se los están reservando para una segunda temporada. Y, por su parte, Diamondback es, sin lugar a dudas, el más flojo. Aparece, grita, es malo. Y ya.

 

 

Sumemos lo último negativo: hay al menos tres muy malas actuaciones (algo raro para Netflix): Simone "tengo-un-único-gesto-para-todo" Missick como Misty Knight, Karen Pittman y un horripilante Brian 'Sene' Marc como Chico, del que sólo se puede agradecer que desaparezca rápido de escena. Es muy curioso que este aspecto, siempre tan cuidado por la cadena, aparezca tan poco pulido.

 

Ahora bien, el saldo (aunque parezca lo contrario por todo lo comentado anteriormente, pero no nos equivoquemos) es positivo: cada vez que Cage entra en acción (y Mike Colter se va adueñando cada vez mñas del personaje) es perfecta, hay muy buenos secundarios y villanos (Theo Rossi, Alfre Woodard, Ron Cephas Jones, Erik LaRay Harvey, Frank Whaley, Frankie Faison y, especialmente, Mahershala Ali), la unión con el Universo Marvel funciona bastante bien (así como la inclusión-regreso de Rosario Dawson como la Night Nurse y Rob Morgan como el siempre bienvenido Turk) y tenemos la que debe ser la MEJOR banda sonora de una serie de TV desde hace mucho tiempo. El vértigo que se comentaba más arriba aparece entonces, pero no lo hace sistemáticamente. Con todo, hay episodios muy buenos. Quizá un formato más breve hubiera solucionado estos inconvenientes. De todos modos, estamos hablando siempre de buena televisión. Pero claro, para algo que a priori promete ser la mezcla perfecta entre "The Wire", "New Jack City", "Shaft" y superhéroes se queda un poco corta (o mis aspiraciones eran demasiado altas) y peca de obvia en varios momentos. Siempre entretiene, eso sí.

 

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".

Más en esta categoría: « Houdini & Doyle Iron Fist Temporada 1 »