Menu

Juego de Tronos 06x09

"La Batalla de los Bastardos"

9

 

Manu González

 

Ya lo saben, si no han visto este capítulo de "Juego de Tronos", todo lo que acontece aquí a partir de ahora es spoiler tras spoiler, "Juego de Spoilers".

 

Daenerys Targaryen: ¡Dracarys!

 

Buff, menudo capítulo, ¿eh? Quizá no tan emocionante como “Casa Austera”, pero con un final apoteósico a las puertas de Invernalia. Comencemos antes que nada, apuntando que parte de lo acontecido en este capítulo saldrá en el nuevo libro de George RR Martin, “Vientos de Invierno”. Pero haciendo un repaso de cómo acaban muchos personajes al final de la pentalogía original  uno no sabe cómo diablos se va a desarrollar la Batalla de los Bastardos en el libro original… aunque sí es más posible la Batalla de Meereen. Recapitulemos. Al final de “Danza de dragones”: Daenerys es encontrada por Khal Jhaqo, bien; Jon Nieve está muerto, bien; Tyrion Lannister está a punto de ingresar en los Segundos Hijos y nunca se ha visto con Daenerys, mal; Sansa Stark vive alegremente con su primo en el Valle de Arryn, mal; Theon Greyjoy acaba huyendo junto a la mejor amiga de Sansa, Jeyne Poole, que es la desgraciada que sufre las injurias de Ramsay Bolton y se encuentran en el campamento de Stannis, mal. En definitiva. No tenemos ni idea de cómo Jon Nieve va a hacer un ataque a Ramsay Bolton en Invernalia cuando su hermana está todavía con Meñique y este le tiene planeado casarla con Harrold Hardyng, heredero presunto de Lord Arryn, amigo de Ned y muerto en Desembarco del Rey al principio de la serie.

 

 

Lo de Meereen es más plausible. Puede que al ser parte de los Segundos Hijos que juraron su lealtad a Daenerys, Tyrion acabe como escribano en Meereen mientras la ciudad vuelve a ser asediada por Yunkai y Astapor. Incluso tenga que ver en la organización de la defensa si los Inmaculados y los Segundos Hijos se encargan de ella. Pero vemos muy lejos el papel de hombre más importante de Meereen junto a Gusano Gris y Missandei. También es probable que los dragones la líen muy parda en Meereen, pero no nos esperábamos una escena tan brillantemente demoledora como la de Drogon, Viserion y Rhaegal hundiendo a llamaradas parte de la flota de los Amos. En casa gritamos “¡dracarys!” en más de una ocasión.

 

 

Que Theon y Asha acaben dando su apoyo a Daenerys es algo que tampoco vemos muy claro, más que nada porque los dos son prisioneros de Stannis, justo antes de que este intente tomar Invernalia. Cómo es posible que los dos acaben con tantos barcos dando apoyo a la recuperación del trono de Poniente de la Madre de Dragones es algo que literariamente, se puede situar en un futuro muy, muy lejano. Y más con Euron de por medio y su plan para controlar a los dragones, algo que en la serie no se ha visto todavía y muchos dudan si saldrá ya.

 

Antes de la Batalla de los Bastardos, tenemos que comentar ese descubrimiento que Ser Davos hace en una antigua pira. El ciervo quemado que le talló a la hija de Stannis, Shireen, llegando a la conclusión que ésta fue quemada en un fuego de sacrificio. Ya tenemos a dos personas con ganas de matar a la Bruja Roja Melisandre: él y Brienne. Dos personajes que literariamente, tampoco sabemos como llegarán a donde llegan porque Davos tiene sus propios problemas en Puerto Blanco al final de la saga literaria y tiene que ver con Rickon y su aparición mariana.

 

 

Pero pasemos ya de “Canción de hielo y fuego” y vayamos raudos y veloces a la mitad del capítulo “La Batalla de los Bastardos” de este juegodetronoverso. Sansa tenía mucha razón sobre cómo combatirle a Ramsay Bolton. Hasta los Caminantes Blancos tienen más “sentimiento” que el bastardo interpretado por Iwan Rheon. También es cierto que Rheon ha sabido construir uno de los personajes más odiados de la historia catódica de la televisión. No me digan que no le tenían ganas. Y más cuando al principio de la batalla se carga al pobre Rickon de un flechazo delante de Jon Nieve en una clara analogía con la muerte de Ygritte, también muerta por una flecha en el Castillo Negro.

 

Tras el frío muerte polar de “Casa Desolada”, el director Miguel Sapochnik apuesta en esta batalla por sangre y barro. El primer encuentro entre las dos caballerías con la cámara siguiendo a Jon Nieve es apoteósico. Pero el muro de soldados muertos o casi ahogamiento de Nieve en el barro manchado de sangre atrapado por los escudos de los Bolton es tan físico y asqueroso que, personalmente, he sufrido mucho más que viendo la película “Buried”. Aunque todos sabíamos en nuestro fuero interno que Meñique y Sansa aparecerían con los 3000 caballos del Valle de Arryn para ayudar a Nieve, Davos y los suyos.  Por unos segundos, Sapochnick y los guionistas juegan con nuestras esperanzas, sobre todo por el enfrentamiento a hostias entre Tormund y Smalljon que acaba con el Salvaje combatiendo como un salvaje de verdad para salvar su vida, a bocado limpio.

 

Francamente, la muerte de Wun Wun, el gigante que casi toma solo Invernalia, me pareció más dolorosa que la de Rickon, el Stark al que nadie le importó una mierda nunca porque ni George RR Martin ni los guionistas se encargaron de hacer crecer y es una figura que aparece y desaparece a voluntad literaria. Wun Wun, sin embargo, tenía cierta épica, y cómo especie en vías de extinción nos caía muy bien. Recordemos que Starks todavía quedan dos y medio (contando a Snow, claro) y gigantes ya se han extinguido en todo Poniente. Pero hablábamos antes del odioso personaje de Ramsay… creo que no me equivoco al admitir que su final tiene un punto bastante irónico y muy disfrutable para todos. Ninguno de nosotros, lectores y teleespectadores, somos unos sádicos, pero hemos disfrutado más con ese final que con el disparo de JR. Y todos hemos sonreído como Sansa en el plano final. ¡Admitirlo! En definitiva, “La Batalla de los Bastardos” es otro hito televisivo al nivel de “Casa Austera”. Y un espejo en el que mirarse todo Hollywood la próxima vez que vuelvan a rodar una batalla medieval o fantástica.

 

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com