Menu

Juego de Tronos 06x06

"Sangre de mi sangre"

5,5

 

Manu González

 

Ya lo saben, si no han visto este capítulo de "Juego de Tronos", todo lo que acontece aquí a partir de ahora es spoiler tras spoiler, "Juego de Spoilers".

 

Olenna Tyrell: Que nos han vencido, eso ha pasado.

 

Vuelve la bajona y esos capítulos de relleno que sólo hacen gracia a la gente que, como yo, todavía compara los libros con la serie. Pero, francamente, se han dedicado a meter en este capítulo cinco todo lo que nos tenían que contar sobre Samwell Tarly y Eli en esta sexta temporada, por qué nadie duda que esta temporada acabará con ellos en Braavos, ¿no? Pues como tenían un capítulo muerto por ahí, lo meten todo a destajo: nos presentan a su familia, a su padre cabrón y sus hermanos pequeños… para qué, preguntaréis. Pues para que Sam le birle a su padre su espada de acero valyrio, Veneno de Corazón, ya sabéis, ese material tan extraño que puede con los Caminantes Blancos. Recordemos que hay dos más por ahí, cerca en el Norte: Garra, en manos de Jon Nieve, y Guardajuramentos, la espada que Jamie regaló a Brienne, que se hizo a partir de la gran Hielo, la espada de Ned Stark. Su hermana gemela, Lamento de Viuda, está en las manos de Tommen Baratheon. Y hasta aquí la clase friki de grandes espadas de los Siete Reinos.

 

En Braavos, la niña que no quiere nada descubre que sí, quiere algo: quiere justicia, y el papel de asesina a sueldo inmutable comienza a parecerle un poco cruel. Así que, finalmente, y como todos esperábamos, que remedio, Arya no es capaz de asesinar a Lady Crane. Cosa que deja a Jaqen en la posición de dar permiso a Waif para que mate a Arya. Esta, por su parte, ha desenterrado a Aguja (sí, seguimos con los nombres de las dichosas espaditas) y se prepara a defenderse. Ojo a dos pequeños detalles: En la obra de teatro, los músicos invitados son los Of Monsters and Men (antes habían estado por ahí los Sigur Rós, The Hold Steady o Snow Patrol); y dos, con lo buen actor que es Richard E. Grant y lo tienen desaprovechado haciendo de actorcillo en la obra de teatro de Lady Crane. Es el autor que se enfada con la actriz por querer introducir cambios.  

 

 

En Desembarco del Rey se lleva el Síndrome de Estocolmo, el que tiene la Reina Margeary y el Rey Tommen con el Gorrión Supremo. Cuando todo parecía que iba a acabar en pinchitos de creyentes, el viejo saca su jugada maestra, uniendo fe y reinado. Jaime Lannister y Mace Tyrell se quedan con un palmo de narices. Y al pobre Guardián del Rey manco lo echan de la Capital rumbo a Aguasdulces, donde pasaría todo “Festín de Cuervos” en “Canción de hielo y fuego”. Con todo esto, uno tiene la sensación de encontrarse con un retorno a los libros tras un periodo de innovación que no sabemos muy bien porque se adelantaban cosas (como todo lo de Dorne de la temporada pasada). Al final resultará que el mayor spoiler de “Canción de hielo y fuego” es la serie. Para que luego os vayáis quejando. También tenemos que apuntar que el Jaime de este juegodetronoverso no es el Jaime de los libros. En aquellos, Jaime pasa bastante de su hermana y odia todo aquello que tiene que ver con los Lannister, tras lo acontecido con el juicio de su hermano y el asesinato de su padre. En la serie, Jaime y Cersei parecen más inseparables que nunca. Francamente, a estas alturas de la serie (literaria y cinematográfica), ya no sabemos con cuál Jaime quedarnos… ¿Cuál elegiríais vosotros? Aparte que uno se esperaba una guerra civil toda chula y nos hemos quedado con la miel en la boca.

 

Ah, aparecen Los Gemelos y Walder Frey y Edmure Tully (el sobrino de Brynden Tully, el Pez Negro), pero, francamente, nos da un poco igual todo. Bueno, miento, cada vez que sale Walder (David Bradley) creo que estamos en Hogwarts.

 

 

Porque lo jugoso se juega más allá del muro donde dejamos a Hodor sujetando la puerta (guiño, guiño, codazo, codazo) mientras Meera y Bran huyen… bueno, más bien Meera tira de la camilla de Bran, que continúa con sus viajes al pasado donde vemos escenas muy chulas como la de Jaime matando a Aerys Targaryen junto a imágenes de dragones volando de la promo de la cuarta o quinta temporada (había que ahorrar). Pero ojo que aparece por allí a salvarlos su tío Benjen Stark, el explorador jefe de la Guardia de la Noche perdido desde la temporada dos, cuya desaparición hizo posible la gran exploración de más-allá-del-muro del Lord Comandante, Jon Nieve y todo el mundo donde descubrieron el plan de los Caminantes Blancos. Al pobre hombre le salvaron los hijos de los bosques y creemos que será un gran protector de Bran mientras continúa su camino hasta convertirse en el nuevo Cuervo de Tres Ojos.

 

Y la cosa acaba con arenga final por parte de Daeneyrs Targayren montada a lomos de Drogon, más chula que un ocho. Con lo que volvemos otra vez a la temporada uno. Con lo prometido por Khal Drogo de ayudarla a conquistar todo Poniente con toda la fuerza de los dothraki. Así que, otra vez tenemos esa sensación de que todo lo acontecido en Essos no ha sido más que un largo crecimiento del héroe para volver a su punto inicial: su idea primigenia de recuperar el Trono de Hierro.

 

El Invierno se acerca, dicen, pero el verano de Essos también. Canción de hielo y fuego, nunca un título estuvo mejor puesto.

 

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com