Menu

The Bastard Executioner

The Bastard Executioner 01X03-04

"Effigy/Ddelw" / "A Hunger/Newyn"

6,4

 

Rodolfo Santullo

 

Ya que es inevitable, al menos en esta tan temprana instancia, comparar la nueva serie de Kurt Sutter con su anterior creación "Sons of Anarchy" en lugar de tratar de evitarlo, por el contrario, iremos rápidamente a ello. Una característica distintiva de SOA era la multiplicidad de plots y argumentos que Sutter y compañía iban desarrollando a medida que la serie avanzaba. Así, había muchas campanas a las que atender y un elenco números que se alternaba en importancia. Cierto es que "Sons of Anarchy" llega a esa red compleja con el avance de varias temporadas (y por tanto, decenas de episodios) e incluso comienza despacio con su elaboración (su primera temporada, por lejos la más floja de la serie, es también la más sencilla y directa). Así, para cuando la situación se torna incluso difícil de seguir, nosotros los espectadores tenemos a favor estar acostumbrados a los personajes de la serie, incluso los conocemos lo suficiente como para prever sus reacciones y somos beneficiados a veces con la sorpresa de verlos hacer cosas diferentes a las esperadas o recompensados con la certeza de nuestro acierto.

 

The Bastard Executioner

 

Se torna al menos cuestionable la intención de Sutter de lograr esto mismo en "The Bastard Executioner" en tan sólo cuatro episodios. La multitud de líneas argumentales que se plantean en los escasos 160 minutos de serie exhibidos la hacen no difícil de seguir, no es que sean complejos en su planteo, pero si algo caóticos. Repasemos: tenemos la trama principal (si se quiere) de nuestro caballero caído en desgracia Wilkin Brattle (Lee Jones, que mejora episodio a episodio y convence) devenido en falso verdugo para conseguir venganza; tenemos a una bruja (Katey Sagal) que conoce el destino de Wilkin y ella misma, junto a su misterioso acompañante (el propio Sutter) lo moldea e interviene para que siga como está previsto sin importar derramar sangre en el proceso; tenemos que esta bruja parece ser un Serafín (sea lo que sea) y libra una difícil batalla de carácter místico contra el Arzobispo de Londres (Trevor Sellers); a su vez, la bruja y su amigo quemado pueden o no tener que ver con los asesinatos satánicos que están ocurriendo en el Condado de Ventrishire; por su parte, los amigos de Wilkin (Danny Sapani, Darren Evans y Kyle Rees) son arrestados por estos mismos asesinatos, pero en verdad es una maniobra del malvado Canciller Corbett (Stephen Moyer, uno de los mejores del elenco) para mantener controlado a Wilkin, de quien conoce su identidad; pero estos no son los únicos problemas de Wilkin: la esposa del verdadero verdugo (Sarah Sweeny) está más loca que una cabra y cualquier día de estos lo pasa a cobre a él o a sus propios hijos. Ajena a todo esto, la Baronesa de Ventrishire (Flora Spencer-Longhurst) se las ve negras para lograr mantener el dominio sobre su feudo sin la presencia de su finado marido. Y de seguro me estoy olvidando de algo...

 

Como se verá, hay mucha tela para cortar, algo que a priori no es negativo. Pero lo cierto es que la sensación constante es que se ha mordido mucho más de lo que se puede tragar. Amén de esto, la serie todavía busca su tono (se siente obligada a meter alguna escena de acción en cada episodio y algunas se sienten exactamente como eso: una obligación. Algo similar ocurre con la "escena gore" de cada capítulo) lo que hace que haya momentos no del todo bien definidos. La producción por su parte, se sigue sintiendo a veces barata y poco convincente.

 

 

Pero lo cierto es que en definitiva "The Bastard Executioner" cumple, al menos a mi, en entretener, intrigar y sostener la tensión. Encuentro muy fresco el toque sobrenatural (la trama de la bruja da a entender que ciertamente tiene algunos poderes) lo que la aleja de la mera reconstrucción histórica. Y espero que a medida que avancen los episodios, las cosas se sigan encaminando, como el buen Kurt Sutter nos ha enseñado que sabe hacer.

 

Lo mejor: La inclusión de un actor interesantísimo como Richard Brake, espero que en algo más que un personaje secundario.

 

Lo peor: Me termina por cansar el tono florido con el que algunos personajes hablan. Entiendo que es una búsqueda de "sensación de época" pero por momentos parecieran estar declamando parlamentos en el más sobreactuado de los escenarios.

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".