Menu

American Crime

American Crime 01X11

“Episode Eleven

6,5

 

Rodolfo Santullo

 

Arco cerrado. Esa es la sensación que deja “American Crime” en su último episodio. Aunque no se ha declarado públicamente, lo más probable es que la serie maneje un formato de temporada autoconclusiva –al mejor estilo "True Detective" o "American Horror Story"– y que para cuando regrese el año próximo se trate de una historia completamente nueva, con personajes diferentes.

 

¿Y qué pasa entonces con los nuestros, los que hemos acompañado a lo largo de once episodios, a veces hasta con desgano? Pues todos –o casi todos, se extraña a Lily Taylor quien salió de la serie sin demasiado ruido– completan su ciclo. Y si bien en un principio todo parece que va a terminar bien (o lo mejor posible dentro del contexto bastante devastador de la serie) y luego parece que no, que el tono final será pesimista (y hasta con golpe bajo, en lo que es el mayor pecado de la serie en general), en realidad termina de manera bastante equitativa, con historias que terminan bien, otras que terminan mal y otras que, simplemente, no terminan sino que, de una manera bastante real, quedan abiertas a lo que pueda pasar después pero que nosotros ya no veremos.

 

Dentro del primero grupo, entran todos los latinos. Y ya aquí vamos viendo algo que será una constante en todo el episodio: en una serie por lo general bastante bien interpretada, este último episodio les permite a todos los que quieren poner toda la carne sobre el asador. Así, los Gutiérrez (Papá, hijo e hija) son de los que terminan mejor. Sin finales felices rimbombantes, pero si conociéndose más entre ellos y superando las dificultades varias que les había sacudido como familia. Y aquí, en una escena muy cálida, reluce Benito Martínez (a quien la serie no había aprovechado hasta ahora) dando una mirada muy humana a su propio personaje, sus miedos y sus inseguridades.

 

Generosa es la serie con Héctor Tonz (Richard Cabral) a quien uno ya daba por perdido, y es a quien le permite la redención. El ex pandillero tendrá una nueva oportunidad y la abraza con pasión y entrega. La misma pasión y entrega que Cabral –que sí, este ha sido una fija toda la temporada a fuerza de buenas actuaciones– pone en su personaje. El breve monólogo que deja a la hora de su entrevista de trabajo es sensacional.

 

 

Por último, entre los que terminan “bien”, Gwen y sus padres dejan Modesto. Este es sin dudas el cierre menos emocionante porque de hecho hace tranquilamente cinco episodios que casi no tienen peso en la trama y que hubiera sido lo mismo que no estuvieran. En fin, allá van y ojalá los hados les sean propicios.

 

Encaremos ahora los que terminan mal. Empecemos por el pobre Russ Skokie (Timothy Hutton) con quien la serie es incluso cruel. Ya desde los últimos capítulos lo veíamos venir cuesta abajo y aquí se sale todo de mambo. Causa una tragedia (que no especificaremos) que termina por desparramar en los personajes que faltaba mencionar en la serie. Acá es dónde "American Crime" saca lo peor que tiene y casi que toca fondo, siendo hasta exagerada. Es la muestra de que este drama nunca se permitió abrazar el realismo que profesaba sin tener que acudir cada tanto al melodrama más feroz. En todo caso ­y dentro de todos estos cierres finales– hay un momento de brillo absoluto para Regina King, quien con una sola escena demuestra lo tremenda actriz que es y emociona por completo a fuerza de tan sólo un abrazo.

 

¿Y Barb? ¿Que es de Felicity Huffman, la verdadera y única protagonista de la serie? Es a la que le toca el final matizado. Barb es el único personaje que durante la serie sufre un proceso, una transformación, un cambio. Y el trabajo de la actriz es impecable. Es ella el motor de estos once episodios. Y lo qué será de su vida estará por verse, no para nosotros los espectadores, sino inclusive para ella misma.

 

El mejor capítulo de toda la temporada fue su cierre. Una serie que nunca terminó por enganchar del todo pero que al final del día, estuvo lejos de ser poco recomendable.

 

Lo mejor: Las actuaciones, todas.

 

Lo peor: El maligno melodrama.

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".