Menu

american-crime-01

American Crime 01X07

“Episode Seven

5

 

Rodolfo Santullo

 

Creo que encontré cuál es el problema de "American Crime": dura demasiado. Si hubiera sido una miniserie a lo BBC, seis capítulos y a la bolsa, probablemente hubiera conseguido el efecto que busca, que seguro es el de la contundencia. En cambio, recién ahora promediando su temporada, se ve obligada a ir y venir sobre los mismos puntos, obligando a sus personajes a girar en una noria de repeticiones, sin que pueden en ningún caso evolucionar.

 

Veamos, entonces, personaje por personaje, dónde estamos y qué ha pasado hasta ahora:

 

Barb Hanlon (Felicity Huffman, también conocida como "Mamá Racista"). Capítulo a capítulo se muestra más y más despreciable. Lo que en un principio era novedoso –mostrar a la sufriente madre que pierde un hijo como un ser hostil y abyecto– ahora ya borda la caricaturesco. El diálogo malvado que tiene con su futura nuera (que es asiática, lo que evidentemente es odio inmediato) es como para cagarla a piñas. Calificación: irredimible.

 

Ross Skokie (Timothy Hutton, o "Papá Ludopata Degenerado"). Este tiene atisbos de luz, así sea por el trabajo que hace Hutton. Se pasa de inane, claro, siempre mirando lo que le ocurre alrededor con esos ojos azules asombrados. Pero con todo, reacciona la mayoría de las veces como un ser humano normal, algo corto, pero normal, en definitiva. Ahora, ante un contexto que le es tan hostil (ex esposa, hijo, consuegros) uno no entiende porque no manda todo al carajo y se va. Calificación: puede y debe mejorar.

 

Tom y Eve Carlin (W. Earl Brown y Penelope Ann Miller, o "Papas de la nena putañera hoy día medio tocada"). De los personajes más interesantes, la serie los tiene guardados en el banquillo de reserva más de lo que uno quisiera. Tom tuvo ahí unas dudas paternales al descubrir que a la nena le gustaba follar, lo que lo hizo olvidarse que a la nena la acaban de reventar mal, pero luego se recuperó a instancias de Mamá, quien se cuenta entre los seres más normales de esta historia. Como se ve que no son lo suficientemente jodidos para una serie dónde todos están rotos, casi que ni aparecen en este episodio 7. Calificación: tibios.

 

american-crime-02

 

Carter Nix (Elvis Nolasco o "Adicto estúpido que va a ser ejecutado y sólo piensa en su novia"). A las claras se puede decir ya que no, no es Carter el culpable de la muerte de Matt Skokie. Igual, parece que no importa. Por razones nunca especificadas, la Justicia lleva adelante el caso en su contra con saña, a pesar de que todo con lo que le acusan es circunstancial y claramente no va a llegar a ningún lado. Claro que el bueno de Carter hace todo lo posible como para verse culpable. Calificación: a dos pasos de ser irredimible.

 

Aubry Taylor (Caitlin Gerard, o "la adicta más patética de la televisión"). Es la única que puede rivalizar con Barb la calificación de infumable. Cada fotograma que la serie le dedica es para mostrarla o drogada o babeando por Carter. No importa lo que le pase alrededor o a ella misma –aunque sea una sobredosis o una condena clara– ella sólo busca la próxima revista con foto romántica. Calificación: irredimible.

 

La familia Gutiérrez (Benito Martínez, Johnny Ortiz, Gleendylis Inoa, o "ese hatajo de imbéciles"). Son sin duda el mayor ejemplo de como la serie gira como un trompo sobre sí misma. OTRA VEZ el bobo del hijo marcha preso y OTRA VEZ Papá no logra comunicarse con nadie. La mirada estúpida y bobina en la cara del pequeño Tony es totalmente representativa del núcleo familiar. Calificación: a lo mejor se salva la hermana, pero no se yo.

 

Hector Tonz (Richard Cabral, o "el que se la está comiendo doblada habiendo hecho muy poco para tanto"). En este episodio le vemos mintiendo como un bellaco y logra, al menos, entrar en una cárcel de mínima seguridad. Esta claro que va se va a marchar como el mejor en cualquier momento, pero por lo menos, en una serie tan quieta, es el que caracolea y pega piñas aunque sea al aire. Calificación: va muerto, pobre.

 

Lo mejor: Las actuaciones, siguen siendo de una entrega impecable. Descubrir en wikipedia que son sólo 11 episodios y no 13.

 

Lo peor: Que no pase nada definitivo. Que no se muera nadie, a pesar de sobredosis o cuellos rajados a lo largo.

 

Rodolfo Santullo

Rodolfo Santullo (Mexico D.F., 1979) es periodista, escritor, guionista y editor de historietas al frente de Grupo Belerofonte. Ha publicado novelas, cuentos e historietas en Uruguay, Argentina, Ecuador, Alemania, España, Chile, Gran Bretaña, Perú, Italia y Chipre. Actualmente prepara su debut como guionista de cine con la película "La teoría de los vidrios rotos".