Menu

imgirtve

El Ministerio del Tiempo 01X02

“Tiempo de gloria”

7,2

 

David Aliaga

 

En tercero de la E.S.O., cuando nos explicó el Siglo de Oro, el profesor mencionó de pasada que Lope de Vega era un tipo muy popular en su tiempo y aún más de puntillas pasó sobre su afición a las señoritas. En cambio, estuvimos algunas semanas leyendo “Fuenteovejuna”. Lógico. Pero aunque habría que ver cómo está documentado el Lope de Vega que desencadena la trama del segundo capítulo de “El Ministerio del Tiempo”, ver al Fénix de los ingenios tirando en esgrima, embarcándose en la Armada Invencible y empleando versos de Ludovico Ariosto para seducir a bellísimas doncellas, seguro que habrá despertado la curiosidad de más de un pre-adolescente. O, cuanto menos, ahora se acordará de que a finales del siglo XVI vivió un tal Lope de Vega que, además de pendenciero y mujeriego, escribía obras de teatro. Ya es más de lo que consiguen muchos de los centros de enseñanza de nuestro país.

 

MDT-CAP2-5nov040BAJA---OK---JULIAN

 

La inclusión de pequeñas píldoras pedagógicas es uno de los rasgos más destacables de la serie de TVE. Que la ciencia ficción sea excusa para revisitar de forma más o menos rigurosa algunos pasajes de la historia de España responde al principio, habitualmente ignorado, de que la televisión pública debe servir para educar al espectador.

 

En “Tiempo de gloria”, el trío protagonista atraviesa una puerta que los traslada a Lisboa en 1588. Por algún motivo, se ha producido una alteración en el pasado conocido de Lope de Vega que lo llevará a embarcarse en el galeón San Esteban, en lugar de en el San Juan, ocasionando la terrible consecuencia de que muriese en batalla con 26 años, antes de haber escrito “Fuenteovejuna”, “El perro del hortelano” o “El caballero de Olmedo”. Y como la premisa del Ministerio es que no puede alterarse el pasado, allá van el enfermero Julián Martínez, la inteligente Amelia Folch y el gallardo Alonso de Entrerríos a evitar que el dramaturgo embarque en el San Esteban y lo haga en el San Juan.

 

El capítulo es menos lineal que el primero, aunque previsible en el desenlace de sus distintos hilos narrativos. Trenzados alrededor de la trama protagonizada por Lope de Vega se nos muestra a la anciana funcionaria Angustias (Francesca Piñón) regresando a hurtadillas al siglo anterior para cuidar de su marido en sus últimos días, a Ernesto “men in black” Jiménez (Juan Gea) gestionando los asuntos internos del Ministerio y al soldado Entrerríos desvelando el misterio de porqué otro Alonso de Entrerríos va a embarcarse y morir en el San Esteban.

 

MDT-CAP2-7nov107---OK---LOPE

 

La serie continúa en la línea del primer capítulo, con una estética atractiva, cierto valor pedagógico, un argumento sencillo pero entretenido narrado a buen ritmo –ya sin el lastre de tener que ubicar al espectador– y actuaciones muy correctas a las que, en este caso, se suman la de Miguel Rellán en el papel de Gil Pérez, el enlace del Ministerio en la Lisboa de finales del XVI y Víctor Clavijo como Lope de Vega. Cayetana Guillén Cuervo mejora sensiblemente su actuación respecto al piloto. Aunque con menos cuota de pantalla, la actriz parece ir tomándole el pulso a su personaje y la extraña tensión sexual que parecía gobernarla en cada fotograma de “El tiempo es el que es” se ha transformado en una permanente sonrisilla de superioridad que aporta mucho más a su Irene Larra.

 

Así, el segundo episodio de “El Ministerio del Tiempo” conserva las virtudes del capítulo piloto e incluso las acentúa. “Tiempo de gloria” es más rítmico, entretiene más y se consume con más ligereza, aunque sea algo reiterativo en los encabritamientos de los soldados en las tabernas, en las escenas de cama y en los irritantes chascarrillos sobre la idiosincrasia española (esta vez es: “si no lo hiciésemos todo a última hora, no seríamos españoles”).

 

La semana que viene nos esperan nazis y franquistas. Si hacen morir a un buen puñado de unos y de otros, a poder ser al estilo de "Malditos bastardos", con mucha sangre y mala baba, harán feliz a quien escribe.

 

David Aliaga

David Aliaga es escritor y periodista especializado en literatura contemporánea. Ha publicado la novela breve Hielo (Paralelo Sur, 2014) y el libro de relatos "Inercia gris" (Base, 2013), algunos de cuyos cuentos han sido incluidos en las antologías "Cuentos engranados" (TransBooks, 2013) y "Madrid, Nebraska" (Bartleby, 2014). En su faceta académica destaca el ensayo "Los fantasmas de Dickens" (Base, 2012), un estudio sobre lo sobrenatural en la obra del inglés. Ha traducido al catalán a Dickens y Wilde. Es colaborador habitual de Quimera, Qué leer y Blisstopic.