Menu
   

Dioses de Egipto

Alex Proyas

Estados Unidos, 2016

6

Manu González

 

Tras la mediocre película de rock “Días de Garaje” (2002), el director egipcio (nacido en Alejandría) Alex Proyas ha rodado tres películas más cuando en los noventas parecía el futuro de la ciencia-ficción tras “El Cuervo” (1994) y “Dark City” (1998). Su siguiente película en el nuevo siglo fue un bombazo de taquilla llamado “Yo, Robot”, a mayor gloria de Will Smith (y en detrimento del libro original de Isaac Asimov). Cuatro años después conocería el fracaso junto a, como no, Nicolas Cage, un actor que ya iba en caída libre y la caótica “Señales del futuro”, una película a medio camino ente la ciencia-ficción y el thriller de catástrofes. Desde 2008 que no sabíamos nada de Proyas hasta que en 2012, Summit anunció su gran apuesta, tras el fracaso de la saga “El Juego de Ender”, esta “Dioses de Egipto” que ha tardado cuatro años en vez la luz y que, según el propio Proyas, estaría influida por films como “Los Cañones de Navarone”, “En busca del Arca Perdida”, “Lawrence de Arabia”, “El hombre que pudo reinar” o los westerns de Sergio Leone. Casi nada.

 

 

La verdad es que “Dioses de Egipto” está más cerca de las dos primeras películas de “La momia” de Stephen Sommers que de los films antes mencionados, pero con una sobredosis de CGI que subió la producción a los 140 millones. Viendo el film, francamente, creo que todo el mundo está rodando con grandes muros verdes detrás, como en las precuelas de “Star Wars” o en la reciente “John Carter” (2012). Un puro divertimento que mezcla fantasía, acción y mucho humor, quizá demasiado para un hombre que se hizo famoso con una historia de venganza gótica. Todo el mundo lo pone todo de su parte: desde el departamento de CGI y sus digievolucionados dioses, pasando por actores como Nikolaj Coster-WaldauElodie Yung y Gerard Butler, que se toman su trabajo muy en serio como dioses llenos de claroscuros. Lastima que personajes como Thoth (protagonizado por Chadwick Boseman, el típico secundario negro que parece que esté a punto de hacer chistes del ghetto en cada plano… el tipo está fatal hasta de Black Panther) o, sobre todo, Ra (un Falete cósmico con la cara impenetrable de Geoffrey Rush que pasaba por allí) fallen en una película que tampoco deberíamos tomarnos muy en serio.

 

 

Mucha gente ha querido juzgar este film como uno de esos fracasos mastodónticos de Hollywood antes incluso de verla en la pantalla, pero poco a poco ha podido recuperar esos 140 millones invertidos en una historia que quizá hubiera sido más agradecida si hubiera tenido un presupuesto de serie b tipo “La Momia” o aquella “Dark City” con sus combates estilos “Dragon Ball” rodados en la década de los noventa cuando el CGI apenas enseñaba los dientes.

 

Comentarios
Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com