Menu
 

La Bruja

Robert Eggers

Estados Unidos, 2015

9

 

Tariq Porter

 

El género de los horrores tiende a estar, cuasi por sistema, desterrado de las consideraciones del cine oficialmente elevado, copado casi siempre por tonos dramáticos o tragicómicos. Por eso, cuando se da una excepción, la obra que la propicia es, con toda probabilidad, un título mayúsculo destinado a perdurar. Véanse si no títulos como “El resplandor”, “Alien”, “El exorcista” o “La semilla del diablo”.

 

 

Sería osado hablar de “La bruja” entre estas obras, aunque sin duda se trata de un film excepcional. Llama la atención, para empezar, que sea una ópera prima. Su director y guionista, Robert Eggers, habla de la colonización de América y hechiceras culminando un trabajo sólido, maduro y contenido, desprendido de los gestos impulsivos que delatan inexperiencia. Por ello ganó el premio a Mejor Director en Sundance; por ello inauguró una Meca de los amantes del terror, Sitges.

 

Y es que “La bruja” es una película extraordinaria en muchos terrenos, desde el técnico hasta el argumental. Su fotografía, su sonido, su banda sonora y su dirección artística reman implacables en línea recta, penetrando en un mundo sombrío, húmedo, remoto y hostil que la trama se encarga de desgramar. Una vez dentro, vemos y oímos pero sobre todo intuimos. Sentimos congoja e inquietud y comprendemos un poco más lo que son las fronteras de nuestra civilización. Más global o menos, pero la nuestra y ninguna otra. Porque La bruja es una película sobre el extrarradio; la forma en que percibimos –y hemos percibido a lo largo de la Historia– lo desconocido. Más allá de la magnífica capacidad para crear imágenes potentes con total rigor y coherencia estética, acercando la imaginería fantástica hasta hacerla casi tangible, lo que resulta un logro mayúsculo es el hecho de hablar del terror desde la causalidad y no la pura consecuencia. Esto es, Eggers centra su mirilla en aquello que provoca miedo, no en las consecuencias físicas, sustos, monstruos y sangre. El nuevo continente y la bruja como emblemas de lo desconocido, y con ellos del temor.

 

 

La obra de Eggers es la primera parte, la manifestación agreste de la incomprensión, convertida en un enemigo acérrimo etéreo e inabarcable. Un cuento de terror para el hombre blanco en que las aventuras no tienen final feliz, la tierra nueva no es virginal y la mujer no es subyugada; un cuento de terror en que Dios no es todopoderoso porque no hay rey en lo remoto. Más tarde, el continente se domestica y el miedo cambia de bando. Rodó la segunda parte Scorsese, hace catorce años.

 

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.