Menu
 

El regalo

Joel Edgerton

EEUU / Australia, 2015

6,3

 

Milo J. Krmpotic'

 

Lo que no contó la Biblia lo narraron Shakespeare y Cervantes, y, si algo se les quedó en el tintero a esos dos gigantes, sin duda Stephen King habrá acabado rebañándolo. Toda vez sentado tal lugar común acerca de los lugares comunes, cabe convenir en que hay maneras y maneras de transitar las historias de siempre. Y la elegida por el australiano Joel Edgerton para debutar como realizador (puesto que actor ya era –fue el Ramsés de “Exodus: Dioses y reyes”, sin ir más lejos– y guionista-productor, tres cuartos de lo mismo: “El rastro del delito”) tiene su riesgo pero no se halla exenta de ambición, logra mantener un equilibrio razonable entre el tópico y la vuelta de tuerca, ofrece en definitiva resultados correctos pero, ay, poco memorables.

 

Robyn (una Rebecca Hall a la que le sigue faltando/sobrando algo para despegar, no me pregunten qué, pues ángel ha lucido siempre) y Simon (Jason Bateman) componen un matrimonio aparentemente perfecto. Nada más mudarse a California por motivos profesionales, no obstante, la aparición de un obsequioso excompañero de instituto de él, Gordo (Joel Edgerton), hace que el esmalte de la relación comience a saltar. Sus constantes e inoportunas visitas, casi siempre acompañadas de regalos y notas firmadas con emoticonos, servirán para revelar el tortuoso pasado de Robyn y las maneras trumpianas (por chulescas y elitistas) de Simon. Pero, sobre todo, acabarán conduciendo a una sucesión de situaciones siniestras.

 

 

Ahí, pues, el riesgo, especialmente en estos tiempos nuestros de descarga compulsiva (mal) o elecciones ciber-televisivas a la carta (bien): hay que mantener la fe durante media hora larga en la posibilidad de que “El regalo” vaya a alejarse de la película de parejas/familias acosadas que hemos visto ya diecisiete veces, desde “Atracción fatal” y “Retratos de una obsesión” hasta la reciente moda de la “home invasión”, pasando por nuestra “Mientras duermes”. Ayuda, en ese sentido, la elegancia de Edgerton a la hora de componer el encuadre, su habilidad para sugerir desde el plano detalle, la capacidad que exhibe a la hora de generar pequeños estallidos de claustrofobia e inquietud a partir de un entorno de clase alta tirando a idílico. Y hay que romper una lanza en favor del amigo Jason Bateman, que cumple exactamente con lo que requería su rol, sin duda el más ambiguo de los tres papeles principales. Así las cosas, como recompensa para los pacientes, “El regalo” en efecto va a abandonar la dinámica más evidente.

 

A su vez, paradójicamente, ese giro alumbrará un molesto contraste entre la ambición de fondo del film, escenificada en el plano que lo cierra, y su balance definitivo. Sucede que ese plano último representa toda una declaración de principios (o finales) desde el homenaje a una película de Kevin Spacey cuyo título no citaremos en aras de evitar el spoiler. Edgerton nos informa así de cuál era su voluntad al acometer el proyecto por tierra, mar y aire. Y quizá sus personajes agradezcan la sutileza de la resolución (sin cuchilladas ni persecuciones ni carreras contrarreloj para salvar a A de las asesinas manos de C), pero hace evidente que al pastel le ha faltado levadura dramática para que el clímax se elevara como es debido. Aunque presentado atractivamente, por mucho que convenza mientras le quitas el lacito y vas arrancando el papel, “El regalo” acaba careciendo de la debida contundencia y sorpresa.

 

 

Comentarios
Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Artículos relacionados (por etiqueta)