Menu
Juana a los 12  

Juana a los 12

Martin Shanly

España, 2015

7

 

Tariq Porter

 

El paso de la infancia a la adolescencia ha sido siempre (menos en la representación de Jesucristo, sospechosamente omitida…) un substancioso tema literario y artístico. Me viene a la cabeza una de las últimas películas de François Ozon, “Joven y bonita” (2013), en la que la protagonista parece haber perdido cualquier atisbo de ingenuidad, si es que en algún momento la tuvo. En aquel excelente film Ozon exponía, y Marine Vacth plasmaba, magnética, un comportamiento absolutamente desangelado, cuasi psicopático, que resultaba triste y exasperante.

 

“Juana a los 12”, primera película que estrena la prometedora distribuidora independiente Nabis Filmgroup, asalta también este tema con un carácter que, sin parecerse demasiado a la propuesta del realizador francés, provoca algunas sensaciones remitentes a los mismos síntomas, reconociéndose en sus conflictos. La introspección; soledad emocional, la recapitulación de traumas, graves o no, engullidos sin querer… La crónica, en fin, de un paso que puede ser difícil si el entorno no acompaña es lo que cuenta Martin Shanly en su notable ópera prima.

 

Juana a los 12

 

Con ella, cromas grisáceos y azules apagados delatan su calculada concepción, áspera y sin permiso a la espontaneidad. Ésta surgió, especulo, pero no se llega apreciar. Su ausencia no molesta, sin embargo, porque la mano del director es suficientemente diestra y libre como para moldear una pieza personal, ligada al cine joven argentino –resuenan “Noche” (Leonardo Brzezicki, 2013), “Ausente” (Marco Berger, 2011) o “Antes” (Daniel Gimelberg, 2010)– pero especialmente osada en su estructura, pretendidamente asimétrica, y en su impermeable personaje protagonista.

 

Interpretado con toda la contención y lucidez necesaria por la joven María Passo, “Juana a los 12” tiene la virtud de no abusar del espectador, ajustándose a unos razonables setenta y cinco minutos en los que la trama se desarrolla y plantea varias potentes disyuntivas enfocadas, esencialmente, a la psique. Y es que la obra de Shanly es, de hecho, la exposición bidimensional –interior y exterior– de un desconcertante pero presumible tormento, reconocible pero secreto, latente pero inexplicado.

 

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.