Menu
Life Anton Corbijn  

Life

Anton Corbijn

Canada / Alemania / EE.UU., 2015

5,9

Albert Fernández

 

 

Más allá de lo esperable, esto es, una pátina estética soberbia, recreación histórica pulida y composiciones de plano de diseño, la nueva película de Anton Corbijn alberga apenas dos aciertos tenues: el primero, salirse de las costuras del biopic wannabe y concentrar su relato en solo unos días, que representan el meollo y la esencia de aquello a lo que se trata de dar tributo, esto es, las míticas fotos de James Dean que logró capturar el fotógrafo de Magnum Dennis Stock durante el invierno de 1954. El segundo acierto consistiría en un enfoque si cabe más cercano de esa concreción, concediendo el podio absoluto de su metraje a la privilegiada secuencia donde se plasman las clásicas estampas del rebelde sin causa paseando con un cigarrillo en la boca aquella mañana lluviosa en Times Square, y en la vieja granja de Fairmont (Indiana) donde creció el actor. 

 

Más allá de eso, la precisión del hilo narrativo y el perfeccionismo (cómo no) fotográfico, "Life" es la cosa menos vívida que te puedes tirar a los ojos. La aproximación a la relación entre Stock y Dean, movida en un primer momento por el interés recíproco (el fotógrafo quiere ser el primero en inmortalizar a la estrella emergente, el actor necesita volver su imagen icónica) y convertida más tarde en algo tangente a una amistad, se sustenta en diálogos insípidos y manidos, que nos dejan cada vez más fríos. Además, las interpretaciones de Robert Pattison en la piel del fotógrafo y, especialmente, un muy deslucido Dane DeHaan, con el pesado encargo de tratar de desprender el magnetismo de James Dean, no ayudan a que la función supere el andamio básico de su guión.

 

 

 

Después de una trayectoria sobradamente conocida como fotógrafo y director de videoclips, Corbijn firmó con "Control" un biopic correcto pero ya en cierta manera distante sobre Ian Curtis, que le debió conceder la falsa sensación de confort de que aquello se le daba bien. De ahí que ahora se aventure a recrear con capricho trazos de lo que le marcó en su carrera, mitos de la fotografía como la imaginería en torno al actor de "Al este del Edén" y "Gigante". Pasa que, aunque a priori el fotógrafo y director de vídeos musicales podía parecer el más adecuado para llevar esta historia a la pantalla, su crónica de la gestación de la legendaria imagen de James Dean se ve mermada precisamente porque incide únicamente en los fuertes del holandés. La técnica traiciona a Corbijn, que, junto al guionista Luke Davies, se limita a escoger con minuciosidad los momentos a retratar, como el acto protocolario de un fotógrafo que selecciona los mejores instantes y marcos para consumar las estampas ideales. 

 

Por mucho que huya del corsé de biopic, el film tira de tópicos del género, como congregar las caras conocidas de la época o el entorno, cosa que pasa en la secuencia inicial en la fiesta de Nicholas Ray, y adolece de un dramatis personae que bascula entre lo plano y lo histriónico, para poner hilo y aguja en la mera presentación formal del conjunto. Y la verdad es que, después de tanto acento evidente en cada uno de los momentos que sedimentaron en alguna de aquellas formidables fotografías de Stock, desde la butaca y entre bostezos a uno solo le quedan ganas de que aparezcan los créditos y, como presumíamosque pasaría desde el principio, se sucedan una tras otra las clásicas fotos de James Dean en la revista Life.  

   

Comentarios
Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com

 

Artículos relacionados (por etiqueta)