Menu
bigtmp31011  

Pride (Orgullo)

Matthew Warchus

UK, 2014

6,5

 

Tariq Porter

 

El cine inglés siempre ha tenido, en las problemáticas sociales de su país, un punto de referencia muy directo. El filtro entre éstas y el lenguaje audiovisual, que en algunas cinematografías se antoja mucho más intrincado, es en el país anglosajón casi siempre sencillo, diáfano. Es difícil dejar de citar al dúo del cine social por excelencia –Ken Loach y Paul Laverty–, pero su tradición se forjó bastante antes de su irrupción, llegando en los años sesenta a ser una de las vanguardias más estimulantes de la historia del séptimo arte gracias al Free Cinema de Tony Richardson, Karel Reisz o Lindsay Anderson. Esta tradición narrativa, sumada a los conflictos sociales que surgen en un país tan heterogéneo, efervescente y, he aquí la clave, inconformista desde el ámbito cultural, son el caldo de cultivo perfecto para una expresión artística acérrimamente implicada.

 

pride-matthew-warchus

 

“Pride” es una muestra más de ello. La obra del director y dramaturgo Matthew Warchus, segunda después de que dieciséis años atrás rodara la presuntamente fallida “Círculo de engaños”, con Jeff Bridges y Sharon Stone, es un film irremediablemente inglés. En sus reclamos leemos referencias directas a “Full Monty” (Peter Cattaneo, 1997), nada casuales y sin duda acertadas si le echamos una ojeada a lo que propone Warchus, relatando más funcionalmente que virtuosa un capítulo de la Historia reciente del país que sin duda merecía ser contado. “Pride” es el relato de dos grandes movimientos populares aparentemente dispares que encontraron, en su enfrentamiento con los estamentos de poder dirigidos entonces por la implacable Margaret Tatcher, un punto en común con el que ambas causas se verían ampliamente reforzadas. La comunidad homosexual londinense, que en los años ochenta luchaba por el reconocimiento y el fin de la represión, encontró en el sector minero más desfavorecido un inesperado aliado –y viceversa– creándose así una sociedad que resultó ser, finalmente, un potente lobby contra Tatcher y el sector más retrógrada de la sociedad.

 

518294935co

 

Warchus parte así de un guion del debutante Stephen Beresford, actor que con “Pride” da por iniciada su carrera como guionista. Se nota en cierto modo su mano novel, demasiado arbitraria en algunas ocasiones y conformista en otras, predecesor evidente del cine social más amable de las islas británicas. La dirección, por su parte, tampoco logra desprenderse de ciertos tics quizás condicionados por su innato potencial comercial, y encuentra soluciones tanto narrativas como audiovisuales que apartan la obra de la senda de la grandeza cinematográfica para encaminarla hacia una vereda más ambiciosa en su búsqueda de rentabilidad que desde el punto de vista artístico. El excesivo protagonismo la música es, de alguna manera, el síntoma más claro de ello, con ciertos atajos sentimentales que dado lo extraordinario de la historia se antojan innecesarios.

 

Sin embargo, y a pesar de eso, es innegable que “Pride” es una obra altamente efectiva. Hay que ser muy obtuso para no sentir algún grado de alegría viendo la historia –real– que cuentan Warchus y Beresford con la inestimable colaboración de un elenco extenso y perfectamente afín, mención especial a un George MacKay que en poco tiempo ha pasado de la más oscura desesperanza de “For Those in Peril” (Paul Wright, 2013) al espíritu más combativo de los 80. Con todo, y a pesar de conocer sus trucos y su evitable predisposición por tocar la fibra, cualquiera deviene susceptible de ser seducido sin resquemores por “Pride”, tan entrañable y al fin constructiva que ni su neutralidad formal ni su tentación hacia el azúcar empañan la sonrisa con la que uno sale del cine.

 

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Puro Vicio Cenicienta »