Menu
Franco-01  

El francotirador

Clint Eastwood

EE.UU., 2014

4

 

Tariq Porter

 

La coartada del no-posicionamiento ideológico deviene débil –por no decir insignificante– a estas alturas cuando se habla de la Guerra de Iraq. Sólo hay una manera de no poner en evidencia lo aciago de esa invasión y sus protagonistas, y esa es sesgando implacablemente la narración de los hechos para convertir un relato de sangre y muerte en la heroica epopeya que propone un Clint Eastwood más llano y conformista que nunca. “El francotirador” es, por un lado, un paso natural en la filmografía del director norteamericano; otro retrato de un símbolo contemporáneo de su país, tras “J. Edgar” (2011), y “Jersey Boys” (2014), y un acercamiento a algunos de los acontecimientos más trascendentes de la pasada década, incluido el 11-S y la Guerra de Iraq. Sin embargo, por el otro, resulta altamente desconcertante que un director tan atento a sus mensajes, tan preocupado por mostrar la complejidad de las situaciones que describe, se haya desmelenado hasta el punto de rodar una película que perfectamente podría estar producida por la Asociación Nacional del Rifle.

 

franco-02

 

Eastwood dirige y Jason Hall escribe, basándose en la autobiografía de Chris Kyle, "el francotirador más letal de la historia de los Estados Unidos". Con un reclamo así, uno podría esperar ciertas reservas a la hora de enaltecer a su figura, más allá de su audacia en el campo de batalla en tanto que eficaz matador, pero no es así. “El francotirador” es, en cambio, un testimonio cinematográfico de un verdugo de villanos, sean hombres, mujeres o niños. Y es que podría parecernos normal que las memorias de un militar obsesivamente patriota tuvieran algunas perspectivas más bien obtusas, pero no así las de un cineasta que, más allá de sus ideas políticas, ha demostrado tener siempre algo que añadir a los discursos oficiales. No así en este nuevo asalto, en el que el pensamiento crítico brilla por su ausencia y sólo advertimos de vez en cuando los contras –pequeñeces– del soldado que lucha por la libertad lejos de su casa y su familia.

 

franco-03

 

Poco cabe decir de su factura, con unos aparatos técnico y artístico prácticamente impecables y plenamente efectivos a la hora de recrear escenas de guerra y el acongojo de quien se encontrara entonces allí. También los actores están perfectamente entonados, especialmente un Bradley Cooper que ha pasado en poco tiempo de ser el rey de la resaca a un más que convincente veterano y héroe nacional.

 

Con todo, “El francotirador” no desacredita a Clint Eastwood como el gran director que es y que ha venido siendo desde los años setenta –faltaría más–, pero sí que consigue, con esta oda al inquisidor Kyle, caer en un inédito simplismo y con él ser un cómplice activo de la belicosa política exterior de los Estados Unidos. El espectáculo es grato y su mensaje bien fácil de entender.

 

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.

Artículos relacionados (por etiqueta)