Menu
Magical01  

Magical Girl

Carlos Vermut

España, 2014

8

 

Tariq Porter

 

Carlos Vermut se presentaba estos días en el Festival de San Sebastián como una de las grandes esperanzas del cine de autor español, menguado últimamente y sin apenas representación en los más emblemáticos festivales internacionales. Apuntaba maneras el madrileño con su singularísima ópera prima, que era a la vez una declaración de intenciones y un jarro de agua bien fresquita para el sector más inmovilista de la industria. "Diamond Flash" (2011) ponía así, sobre la mesa, algunas condiciones innegociables de la que iba a ser su obra. Recuperaba, en primer lugar, una vocación genuinamente surrealista que permanecía en la sombra desde que aquel joven vasco llamado Zulueta diera con "Arrebato" en el clavo. Tomaba, además, la imaginería y temáticas del cómic fanzine, que en este país regido por Norma sólo en el subsuelo tiene devotos, y aunaba, por último, ese gusto por lo absurdo que desde los Chanantes hasta los Venga Monjas, Juan Cavestany o Carlo Padial, han demostrado regenerado en el registro humorístico como en el dramático.

 

Magical02

 

Con todo, quedaba plasmada la osadía de un director que no dudó en presentar nada menos que ciento veinte minutos de un metraje extraño, desafiantemente personal, y que a pesar de contar con un mínimo presupuesto e irrisoria distribución nacional logró dos merecidas metas básicas que son hoy su principal aval: un público nicho que inmediatamente lo veneró, y el beneplácito de una crítica que elevó "Diamond Flash" a la categoría de film de culto.

 

"Magical Girl" sigue por las andadas de su predecesora; tiene una continuidad visual y argumental, y todo apunta a una fastuosa acogida por parte de aquellos que gustosamente saborearon el primer Vermut. Sin embargo, este segundo ofrece bastantes más estímulos y matices que el anterior, menos atento a las exigencias formales y textuales del vanguardista autoconsciente y más pragmático en lo que a lenguaje cinematográfico se refiere. Esto es, lo que en "Diamond Flash" eran interesantes pretensiones devienen potentes logros en "Magical Girl", con un relato más complejo pero más diáfano a ojos del espectador. Pierde hermetismo para ganar contundencia, y ello es especialmente importante por el tema que trata, con el que fácilmente podría llegar uno a los cerros de Úbeda. La historia parte con dos niñas, Bárbara (Bárbara Lennie) y Alicia (Lucía Pollán), que por distintas razones condicionan la vida de dos adultos: su profesor (José Sacristán) y su padre (Luis Bermejo) respectivamente. La trama los reúne a todos y cruza sus caminos con un punto en común que es también el leitmotiv del film: el miedo. "Magical Girl" es una fobia hecha película; el temor del hombre hacia el poder femenino y su actitud ante ello, pleitesía o desprecio, en pro de mantenerlo a raya. Vermut flirtea así, en clave noir, con la delgada línea roja que separa la latencia de ese poder y su temida manifestación, encontrando en una niña su máxima expresión.

 

Magical03

 

Para ello, convoca esta vez a un extraordinario elenco y equipo técnico, con una Bárbara Lennie en especial estado de gracia que estos días conjuga el cine más comercial de "El niño" (Daniel Monzón, 2014) con el más independiente de "Magical Girl". También la fotografía se ve recompensada por la mano de Santiago Racaj, experto registrador de cine atípico que venía de rodar "Los ilusos" (Jonás Trueba, 2012) y "La herida" (Fernando Franco, 2013) y que otorga al film una atmósfera inquietante y tan desangelada como su trama, escrita por un Vermut lúcido en sus ideas formales como, ahora sí, en su guion. Y es que a pesar de que en alguna ocasión subraya demasiado una idea –la soledad de Alicia, la turbación y culpa de su padre–, sabe contenerse el realizador jugando siempre con la insinuación y finalmente sugiriendo, entre líneas, que el mundo tiene rostro de niña.

 

Comentarios
Tariq Porter

Tariq Porter Astorga (Barcelona, 1988). Licenciado en Bellas Artes en la Universitat de Barcelona y Master en Ficción en Cine y TV en la URL. Ha criticado cine gozosamente en TuPeli o la Revista Mabuse y sigue haciéndolo en Serra d’Or y Blisstopic. Ha trabajado –aún con gozo– en los festivales chilenos Femcine y Fidocs, y sigue haciéndolo en la Acadèmia del Cinema Català y, como programador, primero en el CCCB y actualmente en el Festival de Cinema de Menorca. Escribe harto y pretencioso y lo intenta también con el guión. A ver qué.

Más en esta categoría: « Perdida Relatos Salvajes »