Menu
boyhood01  

Boyhood (Momentos de una vida)

Richard Linklater

EE.UU., 2014

7,9

 

Sandra S. Lopera

 

Mucho se ha hablado de la hazaña de Richard Linklater al arriesgarse a rodar una película durante doce años. Es decir, cogió a un par de actores infantiles (bueno, en realidad uno, ya que la hermana del niño protagonista es la propia hija del director) y fue retomando el rodaje a etapas durante todo este tiempo, lo que permite ver cómo crecen y cambian no sólo los pequeños protagonistas, sino también sus padres Ethan Hawke y Patricia Arquette. El experimento ha dado como resultado un drama precioso.

 

boyhood02

 

El paso del tiempo no se marca con saltos en la narración. Simplemente, de una escena a otra podemos ver cómo han cambiado los niños (un peinado diferente, un palmo más de altura…) sin que se especifique el tiempo que ha pasado. Algunas pinceladas en el guion permite hacernos una idea del momento histórico que están viviendo los protagonistas. Un videojuego de moda, una canción, un comentario sobre el 11-S… coordenadas que permiten situarte a cada paso. Ahora bien, una vez superada la peculiaridad de estar rodada a lo largo de doce años ¿qué otras cartas esconde "Boyhood"? El disponer de determinados actores tanto tiempo obliga a que la trama sea muy sencilla, la típica historia de un par de críos cuyos padres se divorcian cuando son pequeños. Normal que no hayan querido arriesgarse a añadir demasiados secundarios que pueden desaparecer en la vida real (no hace falta que se mueran, no hace falta que seamos dramáticos, simplemente que pierdan su interés por el proyecto), aunque eso no impide que aparezcan en la película personajes colaterales que intervendrán en la vida de los protagonistas. De hecho, una de las escenas más duras y efectivas corre a cargo del padrastro revisando los móviles. Y no es la única. "Boyhood" contiene momentos muy dulces, cómplices y divertidos, pero también situaciones incómodas y tristes, como la vida misma que se suele decir. Y, aunque suene a tópico, así es. Linklater ha conseguido capturar en casi tres horas de metraje la esencia de una vida que transcurre ante la cámara, mezclando la ficción de la película, muy bien interpretada por todos y cada uno de sus actores, y la realidad de los cambios físicos que éstos han ido experimentando.

 

boyhood3

 

Una joya delicada y hermosa que, sin embargo, deja cierta sensación de insatisfacción al final. Ver crecer la hierba en el prado es poético, bello… pero tras un momento de postal, necesitas algo más para quedarte mirándolo. "Boyhood" aporta a su historia una complicidad que te hace entrar a formar parte de la vida de todos ellos, no se queda en la simple anécdota del proyecto, pero tampoco aporta nada esencial a un drama que, al fin y al cabo, no presenta nada innovador más allá de su largo rodaje. Un viaje precioso en el que el director ha decidido ir ligero de equipaje.

 

Comentarios
Sandra S. Lopera

Sandra S. Lopera (Barcelona, 1981) es periodista y crítica de cine. Actualmente colabora en diferentes publicaciones y webs como Tomacine o Dioses y monstruos. Fue directora de la sección de cine de la Guía del Ocio de Barcelona y ha escrito en medios como el diario Avui, Go Magazine o la revista Scifiworld. El primer recuerdo que tiene de su infancia es estar en el cine viendo "E.T.". Vio pasar una bici por delante de la luna y fue amor a primera vista. Desde entonces ha sido una apasionada del cine.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Jersey Boys God Help The Girl »