Menu

make-noise

Make Noise Festival

30/11/2013 Apolo (Barcelona)

7,5

 

Marc Ferreiro

Fotos Óscar García

 

Éxito de convocatoria de Make Noise Festival, el evento auspiciado por Converse para promover nuevas formaciones. En esta ocasión, el festival formaba parte de un proyecto más amplio en el que diez bandas seleccionadas pudieron registrar temas en un estudio habilitado en Barcelona para la ocasión. De esas diez, tres fueron las encargadas de abrir para Wavves: Fuzzipopes & The Devil’s Carpet, Da Souza y Power Burkas.

 

Los vigueses Fuzzipopes & The Devil’s Carpet ofrecieron una puesta en escena ejemplar, desprejuiciada, divertida y con ganas de comerse el mundo. Reseña especial para el responsable de segundas voces y pandereta, un remedo de Bez que hizo todo lo posible para animar a la aletargada audiencia, paseo entre el público incluido. Además de la presencia escénica, su música, entre el garage y el surf rock, tiene alicientes de sobra para revitalizar al espíritu más decaído.  

 

Da Souza presentaron un power-pop dirigido por guitarrazos continuos que recordaban por momentos a The Strokes y a The Wedding Present. Su propuesta musical, más elaborada, con temas que cambian continuamente de ritmo y, en ocasiones, con métricas no típicas del rock, sufrió los primeros problemas de sonido de la noche, con una voz apenas audible y un cable de guitarra que se negaba a colaborar. Aun así, su actuación dejó muy buen sabor de boca.

 

La última banda seleccionada antes de los cabezas de cartel eran los Power Burka, cuya actuación fue saboteada continuamente por problemas técnicos que les obligaron a cambiar de guitarra, en tres ocasiones, y también de bajo. En esas condiciones, y teniendo unos cuarenta minutos para presentar su repertorio, poco pudieron hacer para mostrar las bondades de su hardcore. Esperamos verlos pronto en condiciones menos accidentadas.

 

Aparecieron los Wavves y su inicio de concierto, con “Post Acid” y “Super Soaker”, dejó claro que Nathan Williams ofrecería una actuación profesionalmente ejecutada, sin descansos entre canciones, y centrada en las luminosas melodías y el ritmo acelerado de su surf rock; bien alejada, pues, del desastre que ofrecieron hace cuatro años en el Primavera Sound. La contundencia de la sección rítmica, con el bajista Stephen Pope aireando sus melenas, se contagió a las primeras filas del público, que se dedicaron a hacer pogo e, incluso, hubo conatos de salto desde el escenario. El final, con “No Hope Kids”, “Sail To The Sun” y “Green Eyes”, dejó a los presentes con una sonrisa en la cara cuando se encendieron las luces. 

 

Marc Ferreiro

Proveniente del extrarradio de Barcelona, Marc Ferreiro siempre ha querido dinamitar las limitaciones culturales y del entorno. Apasionado por la música, el cine, la narrativa, el teatro y, en definitiva, cualquier manifestación creativa, considera el periodismo como una forma de compartir experiencias. Tras formar parte de publicaciones pioneras como aB (anteriormente, aBarna), ha seguido colaborando en numerosas revistas y webs culturales. Actualmente prepara un libro que recopile sus entrevistas.