Menu

Vinicio Capossela en Luz de Gas

09/04/2018, Luz de Gas, Barcelona

9

 

Javier Burgueño

Fotos Belén Martín

 

Comentaba Capossela al inicio del concierto que iba a ser una velada rural, algo que se intuía desde el principio, ya que volvía a Barcelona en formato trío (al que se añadía de tanto en tanto un bajista) para presentar uno de sus discos más folk, más rústico, “Canzoni della cupa”. Lo que olvidó mencionar, permítaseme el spoiler, es que esa ruralidad derivaría hacia la cantina en la segunda parte del concierto. Rural al principio, con la guitarra y el acordeón, cantinero al final, con el baglamá y, sobre todo, con el piano. El trío, volvamos al principio, lo componían el mismo Capossela y dos sospechosos habituales que suelen acompañarlo en los últimos tiempos, el inefable Victor Herrero y el imprescindible Asso Stefana. Un "ruc" y dos "pollastres", como dijo el mismo Vinicio, paseando juntos por la polvorienta cupa, por el centro de Calitri, el centro de nada, el centro alrededor del que gira su último álbum, crónica de un mundo que va desapareciendo (escuchen "Il treno", canción que cierra el álbum) y que no debería acabar en el olvido.

 

 

Precisamente, para no permitir que se produzca ese olvido, Capossela se convierte en depositario y difusor de la música popular, la música del pueblo, la que se oía en las fiestas, durante la cosecha, y también en las tabernas y en los lugares de encuentro. Ya se trate de un blues de recolectores de algodón (preciosa versión la de "Femine" con guitarra acústica, eléctrica y banjo), de un tema de rebetiko, versiones de Matteo Salvatore (el gran cantor del hambre en Italia) o Atahualpa Yupanqui, o de una canción tabernaria sentado al piano, Capossela y sus dos cómplices escarban en los temas hasta llegar al tuétano y ofrecernos el alma de las canciones, haciéndonos partícipes de la una gran celebración.

Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com

Más en esta categoría: « MUTEK 2018 Crónica