Menu

Julien Baker en Barcelona

19/11/2017, La [2] de Apolo, Barcelona

8

 

Javier Burgueño

Fotos Eric Altimis

 

 

Muchas veces parecemos ansiosos por encontrar esa nueva cantante, ese nuevo autor que aparezca de repente y nos proporcione una música maravillosa y unas actuaciones memorables, alguna de esas veces es la misma prensa la culpable de ensalzar a demasiada velocidad propuestas que quizás deberían haberse cocinado a fuego lento o que aunque interesantes, todavía necesitaban un tiempo de maduración. Con antecedentes de este tipo uno podría mostrarse reacio a los comentarios que llegan a sus oídos sobre Julien Baker... Que si uno de los conciertos más interesantes del pasado Primavera Sound del año pasado, que si dos sólidos discos a sus espaldas con un segundo álbum este año (“Turn on the lights”) que confirma y reafirma lo apuntado en su debut.

 

 

Todas las posibles dudas se vinieron abajo en cuanto Baker empezó a desgranar sus temas sobre el escenario de la renovada sala 2 del Apolo. Sola con su guitarra y ataviada con algo a priori tan poco en consonancia con la intimidad de su música como una camiseta del FC Barcelona, Julien Baker dio muestras ya desde los primeros acordes de “Appointments” de la profundidad de su propuesta. Emotiva y versátil, Baker parece no necesitar de ningún esfuerzo para cautivar al personal, subyugándolo con su voz y sus punteos, guiándolo de la mano hacia los lugares a los que ella quería llegar, acompañándolo y susurrándole al oído en todo momento, exorcizando demonios interiores, vertiendo sal en heridas todavía sin cicatrizar. Un viaje catártico para todo aquel que se dejara llevar por ese camino (¿quizás en busca de redención?), empezando por el “the harder I swim, the faster I sink” del tema “Sour breath” que todavía sigue retumbando en el interior de la cabeza de más de uno y de dos. 

 

Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com