Menu

Raime al DNit

27/01/2017, Auditori Caixaforum, Barcelona

7,5

 

Texto Beto Vidal

Fotos Ferran Martínez

 

“En Londres llueve ácido de batería. Raime vuelven tras cuatro años de silencio con uno de los discos del año”. Este fue el mensaje en las redes sociales de Blisstopic que propagó el principal baluarte de esta santa casa, Manu González, en relación al brillante segundo larga duración de Raime, “Tooth” (Blackest Ever Black, 2016). Un disco que esperábamos con ansia los fans del dúo post-industrial que puso patas para arriba media Europa en 2011 con esa pequeña joya de debut llamada “Quarter Turns Over a Living Line” (Blackest Ever Black, 2012), tan jodido y bello al mismo tiempo (y tan signo de los tiempos que corren). Una espera demasiado larga y tensa que ha visto asentar a otros proyectos del mismo calado, como el catálogo Hospital Productions enterito.

 

 

No obstante, 2013 nos deparó una pista de lo que es hoy Raime y sobre lo que degustaríamos en una nueva edición del ciclo DNIT en Caixaforum Barcelona: el EP que Raime publicó en Blackest Ever Black bajo el alias alternativo Moin, allá por 2013. Un sonido crudo y raquítico marca de la casa, pero acentuado por guitarras y elementos industriales más ‘físicos’ y palpables. Fue bajo este patrón con el que los ingleses se plantaron en el escenario del vestíbulo del museo con la intención de derramar litros de ácido de batería sobre el público: Tom Halstead a la derecha rasgueando guitarra eléctrica, Joe Andrews en la parte izquierda tirando de laptop y presets y, como –gran– novedad, una batería en medio del escenario comandada por una señora a la que le pedirías el turno en la cola de la carnicería del Mercadona, pero que se echó el pulso rítmico a sus espaldas con un tesón encomiable.

 

 

Y ya. Nada de visuales detrás suyo, nada de luces estroboscópicas o otros trucos de magia escénicos. Puro minimalismo. Tan solo ellos tres interpretando la aspereza de “Tooth” con la mala baba que se intuía de inicio. Hubo intervalos de puro acojone, en los que el fantasma de Goblin y las bandas sonoras de Carpenter se adueñaron por momentos de cada rincón del museo. Si fuera hacía un frío horrible, adentro la sensación térmica también caía en picado: los riffs punzantes del hit indiscutible “Stammer” golpeando los cráneos del público con un objeto metálico, los aullidos enlatados de “Hold your Line”, los ritmos dub impulsados por una espesa neblina de hollín industrial, los sub graves que retumban en la conciencia e impactaban en el esternón.

 

En definitiva, una nueva velada experimental de la que la marca DNIT sale reforzada de nuevo (otro sold out a añadir al casillero) y que sirvió como un excelente primer asalto a la especie de showcase dedicado a Blackest Ever Black durante este inicio de año (concierto de Tropic of Cancer el 24 de febrero aquí).

 

Beto Vidal

Desde que tuvo de bien pequeño en sus manos el doble compacto azul de los Beatles (1967-70) hasta que pudo colaborar en la mejor cabecera española de música independiente, Beto Vidal no cesó en su empeño por descubrir, adorar y recomendar música “rara” y “oscura” (palabras textuales de sus progenitores). A partir de esos primeros ramalazos psicodélicos, Beto ha intentado dar forma a una cultura musical que pasa por la electrónica, el rock independiente más atrevido o el pop más cósmico. Go Mag ha sido su casa desde 2009, lugar donde tuvo el eterno placer de entrevistar a Daft Punk, Plastikman, Carl Craig, Apparat, Ellen Allien o Agoria, así como por otros valores del underground español (Wooky, Monki Valley…) e internacional (Rone, Sinkane, Echospace, Peaking Lights, etc.).

 

beto@blisstopic.com