Menu

Wooden Shjips en 981 Heritage Son Estrella Galicia

08/11/2016, Bikini, Barcelona

8,5

 

Sergi de Diego Mas

Foto Brais G. Rouco

  

Prosiguen los conciertos programados en el marco del 981Heritage SON Estrella Galicia, un elenco de artistas que bien forman parte de la enciclopedia en curso se está escribiendo en relación a la música independiente y subterránea. Si semanas antes habían pasado por escenarios ibéricos grupos como Silver Apples, Michael Rother (Neu, Harmonia) o Battles, ahora le tocaba el turno a Wooden Shjips, precisamente un túrmix espacial de todos ellos que nos permitió viajar a la psicodelia hippy y al rock setentero, o incluso hacer paseos orbitales más allá de la atmósfera terrestre.

 

A pesar de que el domingo es día del señor y ello incentivara al recogimiento post-siesteo del respetable, estos californianos ya habituales en nuestros escenarios no necesitaron la excusa de novedad discográfica alguna para desplegar el armazón garajero y sideral en ritmos barbudos recurrentes, líneas de bajo y batería sincopadas y sencillas, aparentemente simples, que provocaban un creciente movimiento de cervicales: se iban sucediendo temas como “Black Smoke Rise” o “For So Long”, con las que abrieron el concierto, y cuyos fraseos guitarrísticos nos llevaban tanto a la Velvet Underground, a Spacemen 3 (¿o eran Spiritualized?) o a los más reverenciales Yo La Tengo (“Other Stars”, de su último LP “Back to Land” es un claro ejemplo).

 

 

Los solos sostenidos y la voz fantasmal de Ripley Johnson, enmarañada entre pedales y teclado, llegaron a su punto álgido con la emocionante toma de “Everybody Knows”, un maravilloso cruce entre Ira Kaplan (otra vez), OMD, Cabaret Voltaire o Q Lazzarus (el anónimo grupo que pusiera banda sonora al memorable baile de Buffalo Bill en “El silencio de los corderos”). De ahí en adelante todos (muchos o pocos es relativo) llegamos hasta Woodstock, movidos por el baile irrepetible en zig-zag y sin levantar las botas del suelo del bajista y las luces estroboscópicas enfocadas sobre el escenario, en un granizado de color que, sólo quizá, hubiera sido ya excelente de haberse alargado algo más ese eterno punteo que se apoderaba de nuestros cuerpos. Pero el hormigueo continuó ya más allá de la tanda de bises (“These Shadows”, “Aquarian Time”), en un domingo que fue un día de cabezas rítmicas en el día del señor: hostia consagrada.

 

Sergio del Amo

Nacido en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) en 1986, Sergio del Amo es una de las últimas firmas que se ha unido a la familia Blisstopic. Apasionado de la cultura pop, la televisión más basurera y los marujeos del papel couché, una vez licenciado en Periodismo ha dejado su firma en medios como Mondo Sonoro, Neo2, H Magazine, el suplemento cultural ‘Tendències’ del diario El Mundo de Catalunya y PlayGround. Hasta que no le hagan una buena oferta en Telecinco seguirá dando guerra en la prensa musical.