Menu

Michael Rother en Barcelona

20/10/2016, Sala Bikini, Barcelona

7,8

 

Texto Beto Vidal

Fotos Javier Burgueño

 

Una crónica de Michael Rother interpretando en directo clásicos de Neu!, Harmonia o los suyos en solitario, no debería jamás empezar con el adjetivo descafeinado. Somos conscientes de ello. Pero, al entrar en la Sala Bikini y observar los excesivos huecos al poco de comenzar el concierto, a uno se le encogía el corazón. ¿En qué cabeza cabe que uno de los padrinos con vida de la música moderna no llene una sala hasta los topes? ¿Falta de interés o publicidad insuficiente? Máxime sabiendo que sonarían varios temas míticos de Neu!. Sin ir más lejos, la canción que abrió el set fue “Neuschnee”, el primer indicio de que la noche se iba a guiar -lógicamente- por la dictadura que marca el metrónomo del krautrock: la sala seguía semi vacía, pero la mecha ya había sido encendida.

 

Pero Rother y los suyos se lo tomaron bien (él mismo animó a ir a buscar fuera a gente, quien sabe si en broma o enserio) y se pusieron manos a la obra a lo que mejor saben hacer. Nuestro hombre, de aspecto lozano pese a sus 66 añazos, estaba medio escondido detrás de una mesa que sujetaba un ordenador portátil con la pegatina del álbum “Neu!’75”. A su lado y en el centro del escenario, un jovenzuelo Franz Bargmann tocaba con excelencia la guitarra. A la derecha, una de las manos derechas de la larga carrera musical de Rother, Hans Lempe, se encargaba de la batería, elemento nuclear en el universo del artista alemán. Y, a decir verdad, aquellos tres parecía que llevaban toda la vida tocando juntos.

 



El morbo de la noche estaba en comprobar qué canciones caerían aparte de las que uno podía esperar de Neu!, y hubo sorpresas para todos los gustos: tocaron una deliciosa versión reducida de “Veteranissimo” y también “Deluxe (Immer wieder)” de Harmonia, la super banda kraut de los setenta tan influyente en la concepción del rock y la electrónica que hoy conocemos (¿qué seríamos hoy sin ese colosal disco llamado “Musik von Harmonia”?). Del mismo modo, se atrevieron con piezas menos conocidas del propio Rother, como “Maultrommel”. El engranaje iba cogiendo inercia.

 

Por fin, la catarsis llegó en el tramo final: la de los borbotones motorik descontrolados, de los loops eternos de batería, del trance inducido… Es decir, cuando cayeron “Hallogallo” y “Negativland” del tirón, para sumergirnos de lleno en el primer y revolucionario álbum de Neu!. Tras un amago de fin del espectáculo, los tres volvieron rápido al escenario para seguir con el rodillo, gracias a las contundentes interpretaciones de “Dino” (otra vez Harmonia) y, claro, “E-Musik”. Es ahí cuando la imparable fuerza del krautrock tomó la sala, con gente bailando como poseida por un espíritu maligno, o con personas cerrando los ojos y moviendo extremidades al ritmo de la batería a cuatro por cuatro.

 

Algunos no hemos tenido la suerte de ver a Bowie en directo, pero Michael Rother sí que puede ser tachado de la lista de deidades. Pese a la corta duración del concierto, el buen sabor de boca ahí estará. Für immer

 

 

 

Beto Vidal

Desde que tuvo de bien pequeño en sus manos el doble compacto azul de los Beatles (1967-70) hasta que pudo colaborar en la mejor cabecera española de música independiente, Beto Vidal no cesó en su empeño por descubrir, adorar y recomendar música “rara” y “oscura” (palabras textuales de sus progenitores). A partir de esos primeros ramalazos psicodélicos, Beto ha intentado dar forma a una cultura musical que pasa por la electrónica, el rock independiente más atrevido o el pop más cósmico. Go Mag ha sido su casa desde 2009, lugar donde tuvo el eterno placer de entrevistar a Daft Punk, Plastikman, Carl Craig, Apparat, Ellen Allien o Agoria, así como por otros valores del underground español (Wooky, Monki Valley…) e internacional (Rone, Sinkane, Echospace, Peaking Lights, etc.).

 

beto@blisstopic.com