Menu

St. Paul & the Broken Bones en el Grec

28/07/2016, Barts, Barcelona

8.6

 

Rafa Giménez

Fotos Eric Altimis

 

Si, como decían Los Kifers, "El soul es una droga", entonces Paul Janeway y sus St. Paul & the Broken Bones son sin duda los dealers del momento, los que traen material de mejor calidad y mayor pegada. Y es que la segunda visita a la ciudad de estos auténticos Southern Belles no hizo sino confirmar que los de Alabama lo siguen teniendo, y de qué manera. Así, apenas año y medio después de su apoteósico debut en Bikini, St. Paul & the Broken Bones volvieron a aterrizar en Barcelona para recordarnos lo rematadamente bien que saben plantarse en un escenario y, de paso, para presentar algunos temas de su nuevo disco que aparecerá en septiembre.

 

 

Simple y llanamente, St. Paul & the Broken Bones son una banda fantástica con un cantante fantástico tocando fantástica música soul. Pese a no contar ya con el factor sorpresa, la magia de los Broken Bones apareció de nuevo en ese equilibrio entre emoción y precisión sobre el que se construyó la música soul. Con el protagonismo repartido entre una potentísima banda y el inconmensurable Paul, por el escenario de una razonablemente llena sala Barts fueron cayendo uno tras otro los hits ya conocidos de su primer disco junto a un buen puñado de temas de su nuevo trabajo (unas nuevas canciones que no desmerecen en absoluto la brillantez de su primer disco y que añaden aires funk a su innegable maestría con el soul y el rhythm & blues). Una verdadera liturgia soul con un Paul Janeway, una vez más, en permanente estado de gracia : garganta privilegiada, actitud perfecta a medio camino entre el predicador y el loverman y protagonista absoluto en todo momento del escenario y de la comunión con el público. Al final, casi hora y media de clásicos modernos, de versiones escogidas (Beatles, Tom Waits y Van Morrison, ahí es nada) y de puro disfrute coronado por un catártico medley final entre "Call me" y "Try a little tenderness"

 

 

 

Rafa Giménez

Después de probar con el macramé, el ping pong y la lectura de textos sufistas, hace ya muchos años que Rafa Giménez encontró en los ordenadores y las maquinitas de todo pelaje ese círculo de amigos que el mundo parecía negarle. La no demasiado sana pasión por el software, los procesadores y las pantallas que ha desarrollado desde entonces seguramente no ha ayudado demasiado a su sociabilidad ni a su éxito con las mujeres, pero sí  le ha llevado a rincones de Internet donde se ven cosas que vosotros no creeríais. Habla bajito y vive feliz en su habitación con su soldador y su conejo robot, y afirma con seguridad que “All your base are belong to us”.

 

rafa@blisstopic.com