Menu

Wilko Johnson Jordi Vidal

Wilko Johnson en Barcelona

27/01/2016, Teatre Apolo, Barcelona

8,5

 

Anabel Vélez

Fotos Jordi Vidal

 

El regreso más esperado. Wilko Johnson salió al escenario del teatro Apolo y el público no pudo contenerse en sus asientos. Un cáncer terminal estuvo a punto de llevárselo pero ahí estaba él, después de creer que se moría, después de despedirse, de seguir tocando sin parar hasta el último aliento si hacia falta. Tras haber superado la enfermedad, de nuevo sobre los escenarios para hacernos disfrutar, esta vez gracias al ciclo Pequeños Grandes Momentos 1906.

 

Lo que de verdad importa es la música, lo demás es una anécdota. Y en ese aspecto, Wilko Johnson es ganador seguro. El primer tema arrancaba y ya tenía al público rendido a sus pies. “All Right” sonó con esa forma tan especial que Johnson tiene de rasgar su guitarra. Un sonido único. Salvaje, alocado, espasmódico y desatado, Wilko Johnson se mueve sobre el escenario como una fiera. Sus miradas te atraviesan como puñales mientras bailas al son de su música. Imposible quedarse quieto. R&B, blues, rock and roll. Sabia primigenia. Disparaba su “If You Want Me, You Got Me” y el teatro era un clamor, una fiesta de rock and roll en toda regla. Le acompañaban a la batería Dylan Howe y Norman Watt-Roy al bajo. Perfecto apoyo para el maestro.

 

Wilko Johnson Jordi Vidal

 

No fue un concierto de esos de dormirse en los laureles, Johnson y los suyos se lo ganaron a pulso desde el primer momento. Por supuesto, sonaron canciones de Dr. Feelgood como “Going Back Home”, “Sneakin’ Suspicion”, “Roxette”, “Back in the Night” y un apoteósico “She Does It Right”. Repertorio variado para un músico sobrado que sabe lo que es dar espectáculo. Difícil mantenerse sentado en la butaca cuando atacaba los temas con su inseparable guitarra. Una hora y pico de intensidad sonora, de rock and roll y música vivida al 200%. Para despedirse una explosiva, “Bye Bye Johnny” de Chuck Berry. Nos fuimos a casa pensando que habíamos visto a un grande de nuevo. La única pega, el sonido del teatro quizás no es el más adecuado para un concierto, pero Wilko Johnson consiguió que eso no importase. Algo que solo los grandes consiguen.

 

Wilko Johnson Jordi Vidal

Anabel Vélez

La música, el cine y los libros son sus tres grandes pasiones así que dirigió sus pasos como periodista hacia ese camino. Hace más de diez años que escribe, disfruta y vive la cultura. Por eso habrás leído sus artículos en revistas musicales como Ruta 66 y Ritmos del Mundo o cinematográficas como Cineasia. También la habrás escuchado en Ràdio Gramenet haciendo programas de cine y música en el pasado, ahora lo puedes hacer como colaboradora del programa musical El Click de Ràdio Montornès. Colabora habitualmente en páginas web como Sonicwave Magazine o Culturaca y siempre, siempre escucha música. 

Artículos relacionados (por etiqueta)