Menu

1

Retribution Gospel Choir

28/10/2013, Teatre Kursaal (Manresa)

7,7

 

Javier Burgueño

Fotos Grün

 

Me he llevado una libreta y un bolígrafo al concierto de Retribution Gospel Choir. He anotado un millón de cosas. Y al final todo ha sido borrado y solamente ha quedado una imagen, la del paisaje después del cataclismo, terreno yermo y arrasado. Alan Sparhawk ha encontrado en este proyecto paralelo junto a Steve Garrington y Eric Pollard una buena forma de liberar tensiones y aliviar cargas acumuladas, de eso no hay ninguna duda. Mientras la música de Low es tensión y amenaza latente, un puño que se alza cada vez más y que sabes que en cualquier momento podría salir disparado hacia tu cara pero nunca lo hace, la de RGC provoca que toda esa energía potencial acumulada se transforme en cinética (ya saben, la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma) y sin tener tiempo a darte cuenta ese puño que estaba en alto aparece hundido donde antes tenías una nariz.

 

El concierto en Manresa fue otra demostración de la virulencia de que es capaz Sparhawk junto a sus dos compinches. No dejaron respiro apenas entre canción y canción, forzando la tensión hasta romper en violencia y distorsión, y vuelta a empezar. Su nuevo álbum, “3”, lo componen dos temas diferenciados que rondan los veinte minutos, por lo que comenzaron la noche tocando temas de sus dos discos anteriores (relecturas rabiosas de Low incluidas), hasta que a medio concierto soltaron la primera andanada, un “Can’t walk out” obsesivo y demoledor, asfixiante y glorioso, que dejó extenuado a más de uno. La bola de demolición seguiría en marcha a todo trapo hasta el cierre con “Seven”, segundo corte del nuevo álbum, algo más corta en directo (¿será porque echaran en falta a Nels Cline?) aportando algo de oxígeno a la asfixiante atmósfera. ¿He dicho ya demoledor?

 

Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com