Menu

Laurel Halo Óscar Giménez

Throwing Snow y Laurel Halo en Nits d'Estiu

15/07/2015 Caixafòrum, Barcelona

6,5

 

Texto Marc Ferreiro

Fotos Óscar García

 

Dentro de las actividades programadas los miércoles en Caixafòrum, en su ciclo Nits d’Estiu, la presencia conjunta de Throwing Snow y Laurel Halo fue una suerte de pugna entre ying y yang, entre ola y contraola, entre expansión e introspección.

 

El aspecto expansivo fue protagonizado por Throwing Snow, alias de Ross Tones, que ofreció un set en el que tenía cabida casi cualquier estilo de la electrónica, desde la kosmische musik de los 70 a guiños al acid o al dubstep. Esa indefinición orgánica, en un único tema sin cortes, ofrecía el interés de no poder prever hacia dónde nos llevaría Tones en su continua evolución, especialmente creativa en la variación de sus ritmos quebrados. Los arpegios con un cierto regusto dramático protagonizaron quizás el momento álgido de su actuación mientras que la inclusión, en la parte final del set, de voces femeninas neo soul edulcoró en exceso la propuesta.

 

Aquellos que disfrutaron bailando y esperaban continuar la fiesta se dieron de bruces contra un muro impenetrable de glitches y abstracción, cortesía de la etérea Laurel Halo. Sin visuales que hicieran más digerible la propuesta, Halo decidió demostrar que es una señora de la oscuridad, elusiva e intelectualizada. Distante en todo momento, sin importarle si el público se concentraba en su propuesta o decidía conversar con sus amigos, la productora norteamericana esperó sus buenos cincuenta minutos antes de decidir que era tiempo de meter el bombo a negras y dotar de inmediatez a un set que, hasta entonces, se había perdido en los marasmos de la indefinición estática.

 

El contexto es fundamental, también en la música electrónica. Probablemente, la propuesta de Laurel Halo en un entorno más intimista, que permitiera una escucha más atenta a las capas de sonido que iba incorporando, produciría una experiencia más inmersiva. En un Caixafòrum lleno de público que esperaba desahogarse, trocó las ganas de bailar por una cierta apatía. 

 

Marc Ferreiro

Proveniente del extrarradio de Barcelona, Marc Ferreiro siempre ha querido dinamitar las limitaciones culturales y del entorno. Apasionado por la música, el cine, la narrativa, el teatro y, en definitiva, cualquier manifestación creativa, considera el periodismo como una forma de compartir experiencias. Tras formar parte de publicaciones pioneras como aB (anteriormente, aBarna), ha seguido colaborando en numerosas revistas y webs culturales. Actualmente prepara un libro que recopile sus entrevistas.