Menu

Ron Sexsmith

Ron Sexsmith en Barcelona

20/06/2015, Luz de Gas, Barcelona

9

 

Texto Marc Ferreiro

Fotos Óscar García

 

Deliciosa velada, la del sábado en el Luz de Gas. Y como tendría que ser cada noche de conciertos, con la intensidad modulada, en crescendo. Abrió Sam Palladio, joven actor y músico, conocido por participar en la serie “Nashville”, y ofreció un pase más cosmético que esencial. Para que nos entendamos, como aquellos intérpretes de reality que son capaces de romper cristales con la potencia de sus pulmones pero no parecen acabarse de creer lo que interpretan.

 

Tras su atractiva pero superficial actuación, le llegó el turno a Núria Graham, esa interesante fusión entre la aridez guitarrera de PJ Harvey, la potencia vocal de Anna Calvi y los paisajes ensoñadores de Beach House. Vamos, un lujo. Ya van varios directos que he podido disfrutar de su música y, sea en formato trío sea en solitario, es emocionante ser testigo del crecimiento de una gran artista.

 

Tras las promesas de futuro de la Graham, llegó Ron Sexsmith, al frente de un quinteto, y tan sólo escuchar sus primeras notas quedaba claro que nos iba a ofrecer otro concierto monumental.

 

Ron Sexsmith bebe de la tradición de los grandes orfebres del pop-rock. De melodías pluscuamperfectas, en la estela de The Beatles, Roy Orbison, o Elvis Costello. Su aspecto también es de otro tiempo. Con sus mocasines blancos y su americana holgada, el pelo alborotado, la cara de niño envejecido y sus tristes ojos acuosos, parece el animador de un club de vacaciones que ha conocido mejores días. Nada más lejos de la realidad. Tras veinte años publicando discos, Sexsmith sigue editando largos de manera imperturbable y ofreciéndonos perfectas píldoras pop. Presentaba su disco “Carousel One”, pero era sólo una excusa. Su música inmarchitable ofrece un continuo de emoción  en sus tiempos medios. Sus temas antiguos son difícilmente distinguibles de sus nuevas propuestas y esto, que podría parecer un demérito, en su caso es un gran activo. Y si a la calidad homogénea de su producción le añadimos un directo inmaculado, un sonido límpido y unos escuderos que ejecutaban con elegancia los pasajes y le doblaban las voces cuando era necesario, la conclusión al salir a la calle sólo podía ser la alegría. Esa noche había otras citas en la Ciudad Condal y Ron Sexsmith no iluminará su nombre en grandes neones, pero la historia de la música está llena de estos pequeños creadores, de sus canciones que casi pasan desapercibidas y que atesoran grandes dosis de belleza en sus escasos tres minutos. 

 

Marc Ferreiro

Proveniente del extrarradio de Barcelona, Marc Ferreiro siempre ha querido dinamitar las limitaciones culturales y del entorno. Apasionado por la música, el cine, la narrativa, el teatro y, en definitiva, cualquier manifestación creativa, considera el periodismo como una forma de compartir experiencias. Tras formar parte de publicaciones pioneras como aB (anteriormente, aBarna), ha seguido colaborando en numerosas revistas y webs culturales. Actualmente prepara un libro que recopile sus entrevistas.