Menu

AMFest

Amfest 2015

12-13/03/2015, La [2] de Apolo, Barcelona

 

Texto y fotos Rosario López

 

JUEVES

Nueva edición del Amfest, festival fundado por Aloud Music y que alcanzaba este año su tercera edición convertido en asociación cultural. El planteamiento y la pasión no cambian: el festival reivindica como siempre lo mejor del rock instrumental y sonidos afines. La jornada del jueves comenzaba con uno de los últimos fichajes del sello, los barceloneses Astralia: durante cuarenta minutos les vemos desgranar el rock instrumental de su disco debut, "Atlas", influenciado por grandes nombres del género como los neozelandeses Jakob. Quizá echamos de menos un poco más de soltura sobre el escenario a nivel de actitud, pero nos quedamos con su impoluto sonido en directo.

 

Cambio radical de propuesta el que nos ofrecieron Her Name Is Calla, los ingleses llegaban con su particular mezcla de folk y post-rock, blandiendo como su principal elemento diferenciador la portentosa voz de Tom Morris (le comparan con Thom Yorke, ahí es nada) y las violinistas Sophie y Anya. Una lástima que problemas técnicos de sonido lastraran su actuación ya desde el primer tema, ya que al no oír Tom al resto del grupo afinar en las armonías vocales se le hizo especialmente complicado. Aún así la banda se lio la manta a la cabeza y salvó el lance a base de pasión y entrega, destacando una de las canciones más antiguas de su catálogo, "Motherfucker! It's Alive and It's Bleeding".

 

Pero si hubo unos verdaderos vencedores de la noche, esos fueron los también ingleses Nordic Giants. En su puesta en escena lo visual casi supera en importancia a lo musical (en este caso las canciones estaban al servicio de las proyecciones, y no al revés) y la originalidad del planteamiento conquistó a un público que comenzó expectante y acabó completamente enamorado. A destacar la calidad de los cortos y audiovisuales que escoge la banda: todos nos quedamos sin respiración ante la brutalidad del concepto de "Last Breath"

 

VIERNES

Muñeco eran los encargados de dar el pistoletazo de salida a la tercera jornada del Amfest. Viejos conocidos de la escena local, su rock instrumental con guiños espaciales y psicodélicos gana con cada nuevo concierto en consistencia y elegancia, y nos trajo en esta ocasión algunos de los mejores momentos de todo el festival. Impresionantes las tablas de la banda, cuya música nos hizo despegar en un tramo final del concierto impecable que nos dejó con ganas de repetir.

 

Salir a escena justo después no debió ser fácil para El Tercer Semestre, pero su descarada propuesta jugaba otras bazas y a pesar de resultar en conjunto algo desigual en directo, entretuvieron.

 

Los siguientes en saltar a la palestra fueron Axes, cuarteto inglés que con un math rock bastante frenético consiguieron una gran respuesta del público: su actitud punk y divertida no dejó títere con cabeza y convenció incluso en los temas de composición más rebuscada.

 

Memoria de Peixe llegaban desde Portugal con su math rock de inspiración a veces jazz, a veces tropical: su ecléctica propuesta gustó pero se desarrolló algo irregular, alternando momentos brillantes con otros en que nos costaba meternos en el concierto.

 

Cleft repetían la combinación guitarra-batería pero con un enfoque bien distinto, y se llevaron el trofeo al ambiente más fiestero que recuerdo en este festival este año con su math rock de potentes riffs y momentos de inspiración metal. Ver al público haciendo mosh y tarareando las líneas de guitarra del EP debut del grupo fue una experiencia indescriptible.

 

Para muchos, entre los que me incluyo, la noche bien podría haberse acabado ahí, ya que la propuesta de los rusos I'm Waiting for You Last Summer, a continuación, quedó bastante fuera de lugar. Con una extraña mezcla entre el post-rock y (sobretodo) el EDM, y una actitud de animadores que parecía encajar mejor en medio de una sesión de discoteca que en un festival de este tipo, desearíamos no haber visto cómo en algunos momentos pidiéndonos hacer palmas se olvidaban de que los instrumentos que llevaban colgados había que tocarlos. 

 

Rosario López

Autodidacta, su pasión por la música y la fotografía desde que tiene uso de razón ha desembocado en su especialización como fotógrafa de conciertos. Lleva desde 2008 inmortalizando momentos decisivos desde el foso para publicaciones online como Alterna2, Binaural, o Flashes And Sounds, así como para revistas musicales internacionales. Ha sido fotógrafa oficial del festival BAM y también escribe crónicas y fotografía shows de burlesque. Cree en las fotos que se pueden escuchar.