Menu

tweedy

Tweedy en Barcelona

02/02/2015, L’auditori, Barcelona

7,7

 

Javier Burgueño 

Fotos Eric Altimis

 

Hacia el final de la noche, mientras presentaba a los músicos que han acompañado a su hijo Spencer y a él en la gira de presentación de “Sukierae”, Jeff Tweedy dijo que habían formado una banda con la gente a la que querían. Y de eso se trata todo esto, de historias de amor. Quien más y quien menos reconoce que el doble álbum de Tweedy se digiere mejor en pequeñas dosis, tiene buenas canciones pero el conjunto acaba siendo irregular y se resiente por el exceso de minutaje, aunque seguramente Jeff necesitaba todas esas canciones para explicar su amor por su esposa Sue Miller y enfrentarse al golpe de la noticia del cáncer que padece. Jeff iba a grabar el disco sólo, pero su hijo empezó a ayudarle y la complicidad (y el amor paterno filial) hizo el resto, dejando en los surcos su amor por el rock clásico y la americana (y muchos valses, como dijo él mismo), aparcando a un lado la afición por el riesgo que de vez en cuando se deja ver en Wilco.

 

A la hora de ver su directo hay que dejar de lado posibles comparaciones entre bandas (sobre el escenario, tanto para lo bueno como para lo malo, no encontrarán a Nels Cline, y Spencer Tweedy no tiene nada que ver con Glenn Kotche, por poner dos ejemplos); una vez superado este escollo la cosa fluye, Spencer cumple su función estupendamente, los focos y los ojos de la audiencia se centran sobre Jeff, y la banda cumple correctamente con su papel de acompañantes. Empezando por la americana de “Fake fur coat”, la primera parte de la noche navegó plácidamente entre medios tiempos y valses, haciendo chirriar las guitarras de tanto en tanto (“Diamond Light Pt.1”, el final de “Slow love”) y algún que otro acercamiento a la banda madre (¿de verdad que “Low key” no está en ningún disco anterior de Wilco?). Si había algún fan duro de roer entre el público Jeff se encargó de domesticarlo en la segunda parte de la actuación, cuando llevaban una hora la banda dejó el escenario dejando solo a Tweedy padre que empezó su set acústico con un trío de ases, “Via Chicago”, “I’m trying to break your heart” y una versión de “Remember the mountain bed”, una de las canciones que Wilco y Billy Bragg grabaron a partir de letras de Woody Guthrie en “Mermaid Avenue vol. II”.

 

Como pueden suponer el público cayó rendido a sus pies. Tras las versiones acústicas de “Jesus, etc.” y “I’m the man who loves you” la banda volvería al escenario devolviéndonos a la electricidad con de “Please don’t let me be so understood”, encarando un bis final en el que versionaron a Mavis Staples, Neil Young y dejaron una agradable sensación de calidez final para sobrellevar la fría noche de invierno con otro tema de las sesiones de “Mermaid Avenue”, “California stars”. No convirtieron a ningún no creyente, pero los adeptos a Tweedy salieron rezumando amor de L’Auditori.

 

 

Javier Burgueño

Javier Burgueño pasó su juventud en el Vallés Oriental (Barcelona) donde se inició en esto de la crítica presentando y coordinando un programa musical de la televisión de su pueblo durante la bendita locura analógica de las televisiones locales de principios de los 90 (asegura que ya no quedan copias de los programas, se encargó personalmente de ello una noche de verano). El experimento fue divertido y dejó un poso latente que volvió a aflorar con el cambio de siglo cuando empezó a colaborar asiduamente con la web del programa de radio madrileño “El otro lado del telescopio” y más tarde con www.pinypondjs.com. Ha sido colaborador de Go Mag desde el 2007 hasta su desaparición de los quioscos el pasado junio de 2013.

 

javier@blisstopic.com